La táctica del PP amenaza la renovación del Constitucional


Si la votación de hoy en el CGPJ se presenta polémica, el consenso para la renovación del Tribunal Constitucional amenaza directamente con naufragar.

Las comunidades autónomas propondrán por primera vez a dos candidatos cada una para los cuatro puestos del Alto Tribunal que corresponde nombrar al Senado. El PP elegirá a dos magistrados en la Cámara alta y el PSOE a los otros dos. Y la decisión de los populares de que en todas las autonomías en las que tiene representación suficiente como para presentar un aspirante se proponga a los dos mismos candidatos no deja margen a los socialistas para escoger. Solo le cabe aprobarlos a vetarlos. En este último caso, la renovación quedaría bloqueada a la espera del consenso.

Y la elección del PP no lo pone fácil. Los populares propondrán en todas las comunidades a dos jueces muy cuestionados desde el PSOE: el actual presidente del CGPJ, Francisco Hernando, y el portavoz saliente, Enrique López.

El primero ha mantenido serias discrepancias con los socialistas y el segundo no tiene debido a su juventud (45 años) el perfil y la experiencia habituales de los magistrados del Constitucional.

Recusados

La responsable de política autonómica del PSOE, Mar Moreno, advirtió además ayer que tanto Hernando como López podrían ser recusados en importantes asuntos pendientes como el recurso del PP contra el Estatuto catalán, el matrimonio homosexual o la ilegalización de ANV al haberse pronunciado ya sobre estas cuestiones.

La única autonomía en la que el Partido Popular ha propuesto candidatos distintos a Hernando y López era precisamente Galicia, en donde presentó a José Souto y José Luis Meilán. Pero el pacto entre PSdeG y BNG permitió ayer elegir a Josefa Otero y Nemesio Barxa tras retirar los populares a sus candidatos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La táctica del PP amenaza la renovación del Constitucional