Un policía salva la vida tras recorrer doce kilómetros en Bilbao con una bomba lapa bajo su coche

El explosivo fue localizado por sus compañeros en el control la comisaría de Basauri. Un fallo del activador por movimiento hizo que la bomba no estallara.


Un policía nacional ha salvado la vida de manera milagrosa tras recorrer una docena de kilómetros en Bilbao con una bomba lapa adosada a los bajos de su coche. Sólo la fortuna y la falta de pericia de los terroristas evitó la tragedia, pues el artefacto no fue localizado hasta que el funcionario llegó a su destino. Los servicios de Información no dudan de que se trata de un nuevo atentado de ETA, que desde el asesinato del ex concejal socialista Isaías Carrasco el 7 de marzo no buscaba una muerte directa. Las fuerzas de Seguridad apuntan al mismo comando que en octubre del pasado año intentó matar por idéntico procedimiento a un edil de Galdakano.

El atentado se produjo por la tarde. El agente, que vestía de paisano, comió en un restaurante del barrio de Zorroza, al norte de la capital muy cerca de Baracaldo. Terminado el almuerzo, se subió a su vehículo particular, que había estado aparcado sin vigilancia en las proximidades. A bordo del turismo atravesó gran parte de Bilbao hasta llegar a su lugar de trabajo habitual, la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en Basauri, en el número 90 de la avenida Lehendakari Aguirre. Es un vetusto edificio donde se ubica la Unidad de Coordinación Operativa del cuerpo y una oficina de expedición del DNI, muy próximo a la prisión provincial vizcaína.

A la entrada del recinto, los policías del control de acceso dieron el alto al coche para la revisión rutinaria de los bajos con espejos, momento en el vieron el bulto sospechoso, colocado en la parte delantera. De inmediato, los agentes avisaron a los grupos de desactivación de explosivos. La policía acordonó la zona y cortó al tráfico la carretera BI-625 que rodea las dependencias policiales.

Los TEDAX y uno de sus robots lograron neutralizar el artefacto, intacto, poco después de las 19:30 horas, momento en que la zona fue reabierta al tráfico. La bomba, según las primeras estimaciones, contenía un kilogramo de cloratita o amonal, explosivos ambos utilizados habitualmente por ETA.

La lapa falló, al parecer, por un error en el sistema de iniciación por movimiento, tal y como explicaron mandos de la lucha antiterrorista. El policía, que lleva varios años de servicio en el País Vasco, reconoció que sólo miró los bajos de su vehículo por la mañana, al salir de su domicilio, pero no por la tarde, tras la comida, momento que podría haber sido aprovechado por los terroristas para colocar el artefacto.

Los servicios de Información de la Policía Nacional no tienen «apenas dudas» de que el grupo que este martes intentó asesinar al policía es el mismo talde de ETA que el 9 de octubre del 2007 colocó una bomba lapa en el coche que conducía Gabriel Ginés, el escolta del concejal del PSE-EE en Galdakano Juan Carlos Domingo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

Un policía salva la vida tras recorrer doce kilómetros en Bilbao con una bomba lapa bajo su coche