Unidad política frente al último atentado de la banda terrorista


El ataque de la banda terrorista en las playas cántabras obtuvo una respuesta unánime e inmediata de la clase política española. El consejero cántabro de Presidencia y Justicia, Vicente Mediavilla, vinculó los atentados con la situación política en el País Vasco e instó al Estado de derecho a «acabar con cualquier ansia o interés secesionista o nacionalista». «Estamos asistiendo -añadió- a un reto del PNV y del Gobierno vasco hacia el Estado democrático y de derecho con una consulta claramente inconstitucional e ilegal».

El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, defendió que lo ocurrido debe servir como «toque de atención» para el lendakari y acusó a Ibarretxe de dar cobertura ideológica a la banda con sus «aventuras ilegales». El Gobierno quiso mostrar su repulsa a los atentados y señaló que «la violencia es solo violencia». «En ningún caso, y de ninguna manera, aceptaremos jamás que se pretenda defender idea alguna amenazando, extorsionando, asesinando o sembrando el terror con bombas», dijo.

Por otra parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, que asistía en Vigo a un almuerzo de su partido, tuvo palabras de elogio para las fuerzas de seguridad y aseguró: «Nosotros apoyaremos al Gobierno siempre contra el terrorismo para derrotarlo». «El Partido Popular quiere, como hace siempre y como corresponde a cualquier persona normal y decente, condenar los atentados de esta mañana [por ayer] de las bombas que la organización terrorista ETA ha colocado en Laredo», manifestó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Unidad política frente al último atentado de la banda terrorista