Intervenidas 75 obras de arte de gran valor vinculadas a la operación Malaya

Juan Antonio Roca gastó al menos 22 millones de euros en cuadros y esculturas para blanquear el dinero de sus negocios sucios, según la investigación.


El tesoro de la operación Malaya ya está en manos de la Policía. Los agentes de Blanqueo de Capitales han descubierto en una oficina de Madrid la cueva donde Juan Antonio Roca, presunto cerebro de la trama de corrupción marbellí, escondió la fortuna que amasó entre 1991 y 2006. Los investigadores han localizado en la sede de una empresa-tapadera 75 obras de artes de un valor incalculable, entre las que se hallan mirós, picassos y tapies, además de otra veintena de los más importantes autores modernos y contemporáneos. Cuadros y esculturas que el asesor del ayuntamiento de Marbella, un ignorante del arte, utilizó para blanquear las ingentes cantidades de dinero negro que generaban sus negocios inmobiliarios.

Los especialistas de la Unidad contra la Delincuencia y el Crimen Organizado (UDyCO) de la Costa del Sol han necesitado justo dos años para llegar al escondite de Roca y probar que la colección artística pertenece al ex asesor urbanístico. La mayoría de las 75 obras de arte han sido incautadas en unas oficinas de la calle Goya número 15 de Madrid, sede social de un grupo de empresas-tapadera que gestionaban dos de sus testaferros, Carlos Sánchez Hernández y Andrés Lietor Martínez.

El camino hasta Goya 15 ha sido arduo. Los funcionarios, a diferencia de los piratas, no tenían mapa del tesoro. La única pista era un archivo informático excel titulado «listadecuadros.xls», que apareció en el registro de la empresa Mara Asesores, otra de las firmas vinculadas a Juan Antonio Roca.

En aquel elenco, que los policías pasaron a conocer como el archivo Maras, aparecían centenares de obras maestras que, supuestamente, habían pasado en algún momento por las manos del cerebro de la trama marbellí.

Veinte autores universales

Los nombres que allí figuraban dejaron sin aliento a los policías: Picasso, Miró, Tápies, Torres García, Eduardo Arroyo, Equipo Crónica, Barceló, Francisco Bores, Jean Cocteau, Ismael de la Serna, Grau Sala, Buthaud, Dubufeet, Klein, Óscar Domínguez, Antonio Saura, Paul Razé, Poliakoff, Niki Saint Phalle o Manolo Millares. Y no eran los únicos. El patrimonio artístico de Roca podía ser inmenso y, aunque el ex asesor estaba detenido, las obras de arte estaban en paradero desconocido.

Desde mayo del 2006, y siempre con el miedo de que los testaferros de Roca pudieran deshacerse de los lienzos y esculturas, los agentes trabajaron contrarreloj hasta que por fin dieron con los marchantes de arte que suministraban las obras a Roca para que éste blanqueara su dinero. Los informes policiales y judiciales, revelan que «el principal proveedor» del ex asesor de urbanismo era el uruguayo Alberto Héctor de Jesús Pedronzo Moreiro, 'Beto', quien había vendido más de 15 millones de euros en cuadros a Roca.

Su segundo marchante de cabecera era Jean Alfred Leopold Fournets, que facilitó al ex asesor marbellí obras por valor de más de siete millones de euros. En las investigaciones también aparecieron otros nombres de conocidos marchantes como Manel Mayoral o Rafael Doménech.

Roca pagaba las obras con dinero y con algunas de las viviendas que, a su vez, le entregaban como mordidas. La Policía ha documentado que Beto recibió casas o locales de Mediterránea de Inmuebles 47, otras de las empresas ligadas a Roca, a cambio de los cuadros. Inmuebles sucios se convertían así en limpias'obras de arte.

Picasso y Torres García

Los marchantes sólo fueron la primera pista. La Brigada de Blanqueo en los últimos meses tuvo que recurrir a corredurías de seguros de toda España para seguir el rastro a los cuadros; sus agentes investigaron los albaranes de empresas especializadas en transporte de obras de arte; interrogaron a testigos, empleados y confidentes, y bucearon en cuentas de decenas de bancos hasta llegar a las cuatro primeras piezas descubiertas, que fueron dos picassos y dos esculturas de Torres García, que escondían Sánchez y Lietor por órdenes de Roca.

Estos dos empresarios, sostiene el juez marbellí Oscar Pérez, no sólo eran los intermediarios del ex asesor en la compra de cuadros y le pagaban por favores urbanísticos, también blanqueaban para su socio y le ayudaban a ocultar la participación de sus empresas en los negocios más sucios de la Costa del Sol.

El Ministerio del Interior informó hoy de que los especialistas de la UDyCO han tenido que pedir ayuda a un experto de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía para tratar de calcular el valor de las obras incautadas. El perito ha verificado la autenticidad de los lienzos y esculturas pero, habida cuenta de la envergadura de los efectos intervenidos, no se atreve a hacer aún una tasación aproximada. No obstante, los agentes aventuran que el valor ascenderá a varios millones de euros.

Además de las obras, los operativos han descubierto en las oficinas de la calle Goya numerosos documentos relacionados con la operación Malaya. La Dirección General de la Policía y la Guardia Civil está convencida de que estos papeles conseguirán el «afloramiento de nuevos bienes patrimoniales que permitan afrontar las responsabilidades penales y civiles contraídas» por los imputados, en particular por el propio Roca y sus dos empresarios-testaferros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Intervenidas 75 obras de arte de gran valor vinculadas a la operación Malaya