Rajoy apunta a González Pons como nuevo hombre fuerte del PP

Rajoy cede a las presiones y desvela que el diputado valenciano estará «muy cerca» de él al frente del partido.

L.Sebastián

El diputado valenciano y ex conseller de la Generalitat Esteban González Pons será un puntal de la nueva dirección del Partido Popular, que Mariano Rajoy ha empezado a desvelar este sábado al anunciar que formará parte de su equipo, como le exigían los dirigentes de la formación en los últimos días.

Aunque cedió a las presiones del clamor en las filas 'populares', lo hizo a su estilo y aprovechó su presencia en la Comunidad Valenciana, durante un mitin en Gandía al que también asistieron González Pons y el presidente autonómico, Francisco Camps, para asegurar que los tendrá «muy cerca» en Madrid, a lo largo de los próximos años. Al tratarse del primer nombre propio que confirma el líder del partido, muchos dirigentes interpretaron que González Pons será el nuevo secretario general (en sustitución de Ángel Acebes, que esta semana anunció que no repetirá cargo), o, cuando menos, portavoz de la organización.

En un nuevo y pertinaz intento de mantener el clima de suspense sobre su equipo, Rajoy mantuvo su habitual cripticismo al formular el anuncio, hasta el punto de que algunos de los asistentes al mitin tardaron en reaccionar hasta lograr desentrañar el significado.«Muchos me van a ayudar desde aquí, desde donde están, yendo de vez en cuando, y algún otro estará sentado por allí ayudándome», empezó a explicar, dirigiéndose a González Pons, sentado en primera fila del mitin.

También aludió al PP de la Comunidad Valenciana. La alcaldesa de Valencia, Rita Barbera, y el líder autonómico, Francisco Camps, constituyen un apoyo estratégico a su candidatura para la reelección al frente del PP. Apuntó que los 'populares' valencianos le prestarán su apoyo «no sólo en este congreso sino a lo largo de los próximo meses y años». Y fue entonces cuando anunció que algunos estarán «muy cerca de mí trabajando en Madrid, como el amigo Esteban».

Fuentes del PP valenciano aseguraron que el parlamentario fue informado de su nombramiento con anterioridad pero el presidente del PP tampoco le dio detalles sobre el cargo que ocupará en el nuevo organigrama. Será el próximo lunes cuando se conozca la distribución del poder en la dirección nacional según la ponencia de estatutos que se aprobará en el congreso de junio. La estructura de la dirección estará incluida en el documento que presentarán a los medios de comunicación los ponentes Alberto Núñez Feijoo, Rosa Estarás y Alfonso Mañueco.

Momento escogido

Mariano Rajoy escogió el momento para hacer su anuncio de que González Pons será un peso pesado. El líder del PP llenó el Teatro Serrano de Gandía, por lo que fueron muchos los que siguieron el encuentro desde el exterior gracias a unas pantallas gigantes instaladas en plena calle.

Rajoy no sólo concitó los aplausos de los asistentes, sino también los elogios de los líderes 'populares' valencianos. Barberá reconoció los momentos por los que pasa el PP, «no muy amables y difíciles», pero mostró todo su apoyo a Rajoy, admirando su «libertad».

Por su parte, Camps reiteró su respaldo al presidente nacional del PP y manifestó su convicción de que «no hay otro camino para el futuro del PP y de España, que Mariano Rajoy sea el gran presidente del PP».

Ataques a Zapatero

Fuera de la clave interna, Rajoy aprovechó su comparecencia pública para arremeter de nuevo contra el Gobierno socialista, de quien criticó la generación de «división» entre españoles por cuestiones como la economía, el agua y la financiación autonómica.

Según el líder de los 'populares', los verdaderos intereses de los españoles pasan por la economía, la inmigración y la justicia, por lo que instó a José Luis Rodríguez Zapatero a que deje a un lado asuntos secundarios como «los laicismos, las libertades religiosas, Ibarretxe o el aborto».

En referencia al lehendakari Juan José Ibarretxe, comentó que lo que debería hacer Zapatero es decirle que tiene que «cumplir con la ley» porque, de lo contrario, «sería muy negativo para España», ya que «ni España, ni Navarra, ni el País Vasco lo puede negociar el Gobierno con ETA ni el Gobierno con Ibarretxe». La única solución para cambiar el status quo del País Vasco pasa por emplear «los procedimientos que utiliza todo el mundo», dijo, que son los que están en la ley.

El presidente del PP afirmó que está de acuerdo en que Zapatero reciba a Ibarretxe, pero también debe dar audiencia al presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, para hablar de agua, o a «cualquier otra persona» que plantee algún tema relacionado con la financiación autonómica. Todo ello, porque la Comunidad Valenciana, para el líder popular, es «referencia para muchos españoles», por lo que el presidente del Gobierno debería tener en cuenta a sus máximos responsables.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Rajoy apunta a González Pons como nuevo hombre fuerte del PP