Bono, el presidente del Congreso con menos votos de la democracia

ESPAÑA

Hizo un llamamiento a los parlamentarios para que no se repita la crispación de la pasada legislatura

02 abr 2008 . Actualizado a las 02:00 h.

José Bono se convirtió ayer en el primer presidente del Congreso en 31 años de democracia que no logra ser elegido en la primera vuelta. Dicho de otro modo, el que asume la tercera magistratura del Estado con menos respaldo desde 1977. Todos sus antecesores (Álvarez de Miranda, Lavilla, Peces Barba, Pons, Trillo -el que menos respaldo tenía hasta ahora, con 179 votos-, Rudi y Marín) no tuvieron que pasar la dura prueba de la segunda vuelta, como le ocurrió al político que logró seis mayorías absolutas en Castilla-La Mancha. A Bono no solo le dieron la espalda los nacionalistas, sino incluso diputados de su propio partido.

Bono obtuvo 168 votos en la primera vuelta por 152 de su contrincante, Ana Pastor, 28 votos en blanco y uno nulo. En la segunda, llegó a 170 (167 del PSOE, dos de Coalición Canaria y Llamazares) por 152 de la candidata del PP, 26 en blanco y dos nulos. Esto indica que, dado que el PSOE tiene 169 escaños, dos diputados socialistas no votaron a Bono y otros dos del PP no respaldaron a Pastor. El gran misterio es saber quiénes fueron, ya que el voto es secreto.

Zapatero lanzaba así su primer mensaje de la legislatura: no está dispuesto a ceder a las presiones de los nacionalistas, al menos no lo ha estado para evitar el mal trago a su ex ministro. Esto enlaza con lo que dijo en su primer discurso ante sus parlamentarios, cuando advirtió de que el PSOE gobernaría con autonomía. Habrá que esperar para comprobar si los socialistas tampoco pagan precio a los nacionalistas para que apoyen la investidura del presidente. Si no fuera así y lograran el apoyo del PNV, el BNG o incluso de CiU habría que hacer otra lectura: Zapatero habría dado una lección a Bono para dejarle claro que solo cuenta con su apoyo. En todo caso, lo que parece claro es que el PSOE no quiere atarse las manos con los nacionalistas y que pese a tener cinco escaños más que en la legislatura anterior no le va ser fácil recabar apoyos.