Zapatero: «Nadie puede imponer ni fe ni moral, sólo respeto a las leyes»

El presidente del Gobierno responde a las acusaciones lanzadas por los arzobispos de Madrid y Valencia durante el acto de apoyo a la familia.


El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha hecho hoy referencia a la concentración del pasado 30 de diciembre a favor de la familia cristiana y ha advertido de que «nadie puede imponer ni fe, ni moral, ni costumbres, sólo respeto a las leyes», que es el «ADN de la democracia».

Zapatero, en una conversación informal con periodistas durante la celebración de la Pascua Militar, ha manifestado su discrepancia «absoluta» con las afirmaciones de los arzobispos de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y de Valencia, Agustín García-Gasco, porque el desarrollo de las libertades individuales afianza la democracia.

Ha puntualizado que se refería a las palabras de estos dos cardenales y que esta concentración no era un pronunciamiento oficial de la Iglesia y ha destacado, en este contexto, las palabras «sensatas» del presidente de la Confederación Episcopal, Ricardo Blázquez, que pidió a los obispos que no miraran a derecha e izquierda para resolver los problemas.

Zapatero, quien ha reiterado que discrepa «de manera profunda» con las opiniones de García-Gasco, quien dijo que las leyes sobre el matrimonio homosexual, el divorcio y el aborto disuelven la democracia, ha apuntado que «afortunadamente» hay un pensamiento plural en la Iglesia.

El jefe del Ejecutivo ha asegurado que, independientemente del color político, cualquier Gobierno debería afirmar que la moral y la fe no se legislan y ha defendido la aconfesionalidad del Estado y la primacía de la sociedad civil.

Según ha relatado, desde hace treinta años, España no ha hecho más que progresar en el desarrollo de los derechos y las libertades de los ciudadanos y en los derechos humanos, y ha remarcado que un país que tiene una legislación que garantiza estos derechos, los fortalece.

Entre estos derechos fundamentales ha citado la libertad de conciencia y la libertad personal.

A su entender, el Gobierno ha mantenido una actitud de diálogo y cooperación, y ha abogado por respetar los principios que se fijan en la Constitución de 1978: la aconfesionalidad del Estado y las relaciones entre éste y la Iglesia.

«Mantendremos la relación con el Vaticano y con la Conferencia Episcopal dentro del respeto a la discrepancia», ha señalado Zapatero, quien ha manifestado: «Cuando no se está muy de acuerdo en una cosa, lo decimos con toda contundencia y firmeza», porque «es el deber de un gobierno democrático».

Por ello, se han mantenido los acuerdos con la Santa Sede de financiación de la Iglesia y de colaboración en la educación, ha recordado.

Zapatero ha recalcado que los países más avanzados y democráticos son los que extienden los derechos y las libertades individuales, mientras que en los lugares donde éstos no se respetan, «la democracia está en una situación de práctica inexistencia».

Preguntado por si el PSOE va a incluir alguna reforma en las relaciones entre el Estado y la Iglesia en su programa electoral, ha afirmado que su partido tiene unos principios «muy claros» y ha recalcado la aconfesionalidad del Estado, la supremacía de las leyes democráticas y la extensión máxima de los derechos individuales.

Zapatero ha añadido que el objetivo del Gobierno es dar derechos iguales a todos, más allá de la diversidad política, religiosa o el sexo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Zapatero: «Nadie puede imponer ni fe ni moral, sólo respeto a las leyes»