El portavoz de los obispos dice que el perdón que pidió Blázquez fue una opinión personal


El perdón solicitado por el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, por «actuaciones concretas» de la Iglesia durante la Guerra Civil y el dramático decenio de los años treinta fue, cuando menos, «sacado de contexto» del discurso con el que inauguró el lunes la Asamblea Plenaria, según aseguró ayer el portavoz de los obispos, Juan Antonio Martínez Camino.

Además, explicó que lo dicho por Blázquez es una opinión personal, por más que fuera expresada por el máximo representante de la jerarquía eclesiástica, y la postura oficial de la Iglesia Católica española sobre cualquier asunto debe estar refrendada por los documentos aprobados en sesión plenaria, por lo que habría que remitirse a 1999, cuando se dio el visto bueno a un texto del máximo órgano de decisión del episcopado que aludía a la Guerra Civil.

Martínez Camino, que acaba de ser nombrado obispo auxiliar de Madrid, insistió en que las interpretaciones extraídas de la intervención de Blázquez el lunes no son del todo certeras, ya que su discurso fue «más matizado, amplio y que habla por sí mismo con gran claridad».

También remitió a la «lectura íntegra» del discurso, que incluye la palabra perdón varias veces. Puntualizó que «hay que leerlas como están en el discurso, en su contexto exacto, y no sacarlas fuera de contexto».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El portavoz de los obispos dice que el perdón que pidió Blázquez fue una opinión personal