Magdalena Álvarez asegura que dejará el cargo cuando el presidente se lo pida

EFE MADRID

ESPAÑA

La ministra de Fomento ha destacado en el Congreso el esfuerzo inversor realizado por el gobierno socialista en Cataluña.

15 ago 2007 . Actualizado a las 01:34 h.

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, compareció ante la comisión correspondiente del Congreso de los Diputados para explicar las incidencias ocurridas recientemente en las infraestructuras de Cataluña. Acompañada por más de una decena de asesores y técnicos de su departamento, la ministra comenzó su intervención destacando el esfuerzo inversor realizado por el gobierno socialista en Cataluña, «el mayor en la historia» de esa comunidad.

Sin embargo, la ministra señaló que existe un periodo de maduración y ejecución de estas inversiones durante el cual «no se pueden advertir sus ventajas».

Pasadas las 9.45 de la mañana, la ministra llegó a la Sala Internacional del Congreso, a cuyas puertas fue preguntada por la posibilidad de que presentara su dimisión tal y como ha solicitado el PP, a lo que Álvarez respondió que dejará el cargo «cuando el presidente me lo pida».

Caos en los cercanías

La ministra de Fomento dijo hoy que las «incidencias» que registra el servicio de cercanías de Renfe en Barcelona remitirán a finales de septiembre, en tanto que desaparecerán por completo a final de año, una vez finalizadas las obras del AVE y de la estación de Sants.Álvarez dijo que los problemas en el servicio de cercanías son consecuencia de la remodelación de la estación barcelonesa de Sants, de la escasez de material rodante y de una utilización intensiva de las infraestructuras, así como de su precario estado.

Según explicó la ministra, a finales del próximo mes de septiembre entrarán en funcionamiento dos nuevas vías en la estación de Sants, que permitirán una mayor fluidez del tráfico ferroviario, mientras que al término de 2007 estarán operativas las 14 vías proyectadas. Las obras de Sants, destinadas a separar el tráfico de cercanías de los de media y larga distancia, han obligado a ir cortando las vías según avanzaban los trabajos.

El Prat

Magdalena Álvarez aseguró que el aeropuerto barcelonés de El Prat «ha operado y opera con normalidad» durante los meses de verano y calificó de «puntuales» los retrasos y la pérdida de equipajes ocurridos los pasados 5 y 6 de agosto.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados, la ministra aclaró que entre el 5 de junio y el 5 de agosto el índice de puntualidad en navegación aérea de El Prat se situó 3 puntos por encima que el registrado en otros aeropuertos como el londinense de Heathrow o el de Madrid-Barajas, un punto por encima del de Málaga y el mismo nivel que el de Charles De Gaulle de París.

En ese periodo, el índice de puntualidad únicamente ha caído entre 6 y 8 puntos los días 5 y 6 de agosto, como consecuencia de la falta de personal en una empresa de servicios de tierra («handling») y no por falta de capacidad del aeropuerto, explicó.