Garzón dice que prohibir que Batasuna hable con el PSE sería decisión política

El popular Acebes insiste en que el encuentro, además de ilegal, es «profundamente inmoral» Monseñor Blázquez pide la implicación del mayor número de partidos en el proceso


efe | madrid

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón no accedió ayer a prohibir la celebración de la reunión entre el PSE y Batasuna prevista para hoy en Bilbao y señaló que tomar esta medida sin saber si el encuentro tendrá contenido delictivo sería «una resolución de contenido político» y no judicial.«Una vez se tengan elementos, datos o indicios de que lo realizado es aparentemente delictivo se actuará, pero no antes», afirma en un auto el magistrado, que no obstante requiere a la policía para que le informe «ampliamente» del resultado del encuentro «en lo que se refiere» a los representantes de la izquierda aberzale . En su resolución, el juez rechaza adoptar la medida de prohibición solicitada ayer por la asociación Dignidad y Justicia, y dice que ésta «excede absolutamente el ámbito de aplicación de la resolución de suspensión de actividades [de Batasuna] y, por tanto, no puede prosperar». Garzón ha tenido en cuenta tanto el informe de la fiscalía, que no consideró procedente prohibir la reunión, como los requeridos a la policía y a la Ertzaintza, que destacaron que la convocatoria del encuentro no provenía de Batasuna, sino del PSE, «partido político legal y sin ninguna limitación diferente a la establecida por la ley para cualquier ciudadano u organización». Así, el juez concluye que el auto de suspensión de actividades «no puede extenderse a la prohibición de hablar o exponer ideas que, a priori, no se sabe si tendrán contenido delictivo o no», porque eso conduciría a una «resolución de contenido político, que es lo que quizás inconscientemente se reclama del juzgado». La fiscalía, no obstante y «como cautela adicional», solicitó un nuevo informe policial que constate después de la reunión cuál ha sido su contenido y alcance, para determinar si la intervención de los representantes de la izquierda aberzale «puede ser considerada como actividad orgánico-institucional de la ilegalizada Batasuna».«No es decente»El secretario general del Partido Popular, Ángel Acebes, calificó la reunión de «ilegal, contraria a derecho y contraria al ordenamiento jurídico», puesto que la formación política ha sido ilegalizada por el Tribunal Supremo. Acebes cree que el encuentro, además de ilegal es «profundamente inmoral, porque no es decente reunirse con una banda terrorista que no ha pedido perdón a sus víctimas ni ha entregado sus armas».Por su parte, la asociación Dignidad y Justicia, que pidió prohibir la reunión que se celebrará hoy, se preguntó «cómo se puede cambiar de criterio» porque un auto anterior afectaba a «cualquier persona física» que pudiera representar a Batasuna. El presidente de la Conferencia Episcopal y obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, ha enviado un mensaje de acercamiento al Gobierno al apoyar explícitamente el diálogo con ETA en una entrevista publicada en el semanario Famiglia Cristiana y, sobre todo, al pedir el apoyo «del mayor número de personas y grupos políticos y sociales» para lograr la paz. Sin embargo, en sus declaraciones a La Voz de Galicia, Blázquez matizó que contempla el proceso con una mezcla de «sentimientos de esperanza, cautela, preocupación y confusión».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Garzón dice que prohibir que Batasuna hable con el PSE sería decisión política