Un terremoto de magnitud 4,6 deja graves daños materiales en Murcia

Fue preciso desalojar a numerosos vecinos en las zonas próximas al epicentro del seísmo El temblor se llegó a sentir en Albacete, Valencia, Alicante, Granada y Jaén


murcia

Un terremoto de magnitud 4,6 en la escala de Richter, con epicentro al suroeste de Bullas (Murcia), provocó ayer importantes daños materiales en las pedanías lorquinas de Zarcilla de Ramos y La Paca. A lo largo del día se registraron más de veinte réplicas de menor intensidad del seísmo, que no causó víctimas.El terremoto, uno de los de mayor intensidad registrados en España en los últimos años, se produjo a las 8.45 horas y se sintió en la práctica totalidad de la región de Murcia, en Alicante, Valencia, Albacete, Jaén y Granada. El temblor provocó el pánico en las poblaciones de Zarcilla de Ramos y La Paca, cuyos habitantes salieron de las viviendas ante el temor de que se derrumbaran. Y es que, fueron numerosos los edificios que sufrieron desperfectos: caída de tejados y tejas, grietas en las paredes, movimientos de muebles y lámparas. Hasta la zona se desplazaron efectivos de Protección Civil, Bomberos, Policía, así como el presidente de la comunidad autónoma, Ramón Luis Valcárcel; el consejero de Obras Públicas, Joaquín Bascuñana, y el alcalde de Lorca, Miguel Navarro, entre otras autoridades que se interesaron por la situación. En los centros sociales de las dos pedanías lorquinas afectados se establecieron los servicios de atención a los afectados. Tan solo en Zarcilla de Ramos, 700 de los alrededor de mil vecinos del lugar presentaron informes sobre desperfectos en sus casas. El delegado del Gobierno en Murcia, Ángel González, señaló que «en Zarcilla, prácticamente todas las viviendas tienen algún desperfecto. En La Paca hay alrededor de cinco edificios dañados, aunque ahora esperar la evaluación definitiva». Para realizarlo, hasta la zona se trasladaron técnicos y arquitectos de la Consejería de Obras Públicas. González también informó de que desde primera hora de la mañana se estableció un gabinete de crisis en el Palacio de la Moncloa para coordinar las acciones. El estado en que han quedado muchas viviendas obligó a sus habitantes a dormir fuera de sus casas. Ante esta situación, se han habilitado dos albergues en La Paca y Coy, además de una carpa proporcionada por el Ayuntamiento de Lorca. Sin embargo, vecinos que pudieron regresar a sus casas han ofrecidos camas a los más afectados.Buena noticiaRamón Luis Valcárcel destacó, por su parte, que «la gran noticia es que no se han registrado daños personales» y también señaló «la coordinación entre las administraciones local y autonómica» para abordar esta crisis.A la zona se trasladaron también equipos de psicólogos que atendieron numerosos casos de histeria y ansiedad. Y es que, los vecinos, muchos de los cuales se vieron sorprendidos a la hora de levantarse de la cama y abandonaron las viviendas en pijama, llegaron a pensar en algunos casos que se trataba de la explosión de una bomba y no de un terremoto. Al desastre material hay que sumar las bajas temperaturas que se están registrando en la zona, donde el miércoles pasado tuvo lugar una nevada histórica. Desde la Red Sísmica Nacional, se advirtió que durante las próximas horas y días se van a registrar réplicas del terremoto, de inferior intensidad, y que en la mayoría de los casos no se sentirán en superficie. Eso sí, desecharon la posibilidad de otro terremoto de una magnitud similar. El epicentro del seísmo se ha situado al suroeste de Bullas, entre Zarcilla de Ramos y La Paca, muy próximo a la superficie.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un terremoto de magnitud 4,6 deja graves daños materiales en Murcia