La selección se suelta por sevillanas en una fiesta


Eran sus primeras veinticuatro horas libres. Desde la media tarde del sábado hasta la de ayer. Un gesto con el que José Antonio Camacho quería recompensar a sus futbolistas por superar la primera ronda del Mundial. Y no lo desaprovecharon. Acompañados de sus esposas, novias, padres o hermanos, que les han visitado durante dos días, la mayoría de los seleccionados acudieron a la cena que la Junta de Anadalucía organizó en la Casa de España en Ulsan.Allí estuvieron, entre otros, Raúl, Hierro, Valerón, Tristán, Juanfran, Sergio, Romero, Casillas, Joaquín y Cañizares. Todos vestidos de calle y con una sonrisa perenne en sus caras. Había motivos para ello. Y querían celebrarlo. Sólo faltaba una chispa que encendiera la mecha de la alegría en un acto que sirvió para ratificar las buenas relaciones entre futbolistas y medios de comunicación durante toda la concentración. «Es algo inédito, periodistas y jugadores juntos», expresaba sorprendido uno de los profesionales de la prensa con más Mundiales y Eurocopas a sus espaldas.«Un acto entrañable»Y la chispa saltó. Fueron los integrantes del grupo andaluz Entre amigos quienes con sus guitarras encendieron el ambiente. Y ahí irrumpió con su gracia habitual el internacional más joven del grupo, Joaquín. Se subió al escenario y anunció la actuación del céltico Juanfran, que demostró una soltura envidiable con las palmas y el cante. El bético, arropado por otro andaluz, Tristán, y el propio Juanfran, se arrancó con un Sevilla tiene algo especial muy bien entonado. El acto se prolongó en una discoteca cercana, pero a las dos de la madrugada, a dormir. Sudáfrica está a la vuelta de la esquina.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La selección se suelta por sevillanas en una fiesta