La apretada agenda de Aznar obliga a dejar para julio el Debate de la Nación

MAGIS IGLESIAS MADRID

ESPAÑA

En el PSOE le acusaban de querer eludirlo y el PP respondió que es a Zapatero a quien no le interesa El Gobierno pedirá la celebración de un pleno extraordinario del Parlamento, en el mes de julio, para la celebración del Debate sobre el Estado de la Nación, según informaron fuentes de La Moncloa. El intenso plan de viajes de José María Aznar como presidente de turno de la Unión Europea ha obligado al Ejecutivo a solicitar a los grupos parlamentarios que prolonguen el periodo de sesiones para la celebración de la sesión sobre política general. Luis de Grandes se lo confirmó ayer a Jesús Caldera.

03 abr 2002 . Actualizado a las 07:00 h.

No existe fecha preestablecida para el debate sobre el estado de la Nación pero la tradición parlamentaria lo sitúa en el primer período de sesiones del año, entre los meses de marzo y junio. Desde que el PP llegó al poder, tan sólo los años electorales de 1996 y 2000, dejó de celebrarse esta destacada sesión en la que los líderes del Gobierno y la oposición discuten sobre asuntos de política general. El portavoz del grupo parlamentario socialista, Jesús Caldera, anunció, antes de conocer los planes del Ejecutivo, que pedirá la celebración del pleno sobre política general para el mes de junio. Caldera se había interesado, en dos ocasiones, por los planes del Gobierno a este respecto y preguntó a la presidenta del Congreso, Luisa Fernanda Rudí, en la Junta de Portavoces. Pero la oposición no había obtenido respuesta porque el grupo parlamentario popular y el equipo de Aznar buscaban en su agenda una fecha disponible. El portavoz socialista calificó de «inaceptable» que el Gobierno aplace la sesión al otoño «para que luego no se pueda celebrar». Caldera afirmó que Aznar no quiere afrontar este pleno parlamentario porque «cada día tiene más frentes de oposición, cada vez sus políticas son más contestadas por los ciudadanos, la presidencia española de la UE no está dando prácticamente ningún resultado para los intereses de España y crece el paro pese al espejismo de marzo». Por el contrario, fuentes del Grupo Popular aseguraron que es Zapatero quien teme a Aznar y recordaron con ironía, la gripe que impidió al líder de la oposición acudir a la sesión parlamentaria de control al Gobierno en plena bronca sobre el bulo de la visita de Felipe González a Marruecos. «Es al PSOE a quien no le interesa el debate porque bastante tiene Zapatero con soportar la sesión de los miércoles», comentóun portavoz del grupo popular. «Queremos el debate, nos interesa que se celebre pero tenemos un problema de fechas», anadió Moncloa.