Seis años de encierro y cuatro de libertad vigilada para el asesino de la catana

Por acuerdo del abogado y la fiscal de menores, ingresará en un centro terapéutico donde recibirá tratamiento


MURCIA

El menor J.R., que asesinó hace un año en Murcia a sus padres y a su hermana afectada de síndrome de Down con una espada de samuray, pasará seis años en un centro de internamiento y cuatro en libertad vigilada, tras el acuerdo al que llegó ayer su abogado, José López Graña, con la fiscal de menores, a quien la nueva legislación le asigna el papel de defensora de los derechos de los adolescentes. Durante su privación de libertad, el joven deberá realizar actividades formativas, laborales y de ocio.En la audiencia, celebrada a puerta cerrada en la Audiencia de Murcia, J.R. reconoció ser el autor de los crímenes, cometidos el 1 de abril del 2000, y aceptó la pena acordada. La fiscal, Mercedes Soler, cree que el acuerdo es «lo mejor para el menor, en vez de estar soportando sesiones largas, como podría haber ocurrido en el juicio si se hubiera desarrollado en su totalidad». Cree que J.R. debe ponerse «inmediatamente» a tratamiento médico y psicológico.El centro de internamiento de La Zarza, en Abanilla, donde permaneció los últimos meses, será el lugar donde quedará recluido para los seguimientos psiquiátricos y médicos, aunque en el futuro podría ser trasladado a otro centro.Cuando recupere la libertad en el 2007, el joven deberá asistir a un centro docente, no podrá ausentarse de su lugar de residencia sin autorización y deberá informar de sus actividades y tendrá «prohibido» acudir a determinados lugares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Seis años de encierro y cuatro de libertad vigilada para el asesino de la catana