Los asesinos de Beatriz Agredano confiesan su crimen tres años después

Uno de los detenidos se autoinculpó de la muerte de la joven e implicó al otro Han sido tres largos años y siete meses de una investigación que parecía que no iba a tener fin. El brutal asesinato de la joven de Vicálvaro Beatriz Agredano Lozano, de 21 años, la noche del 27 de noviembre de 1996, en un descampado de Madrid, era uno de esos crímenes con tintes de quedar sin solución. Pero el pundonor de un padre y la labor de dos inspectores de la Brigada de Homicidios permitieron su resolución. Los dos asesinos ingresaron ya en la prisión de Soto del Real.


MADRID

Los detenidos son Antonio Sánchez López, de 33 años, conocido por «Juan», con antecedentes por robo, y Antonio Ángel Belinchón Castro, de 40, ambos electricistas.Una llamada telefónica que recibió en octubre el padre de la joven, Julio Agredano, fue la pista. Las contradicciones en que incurrieron los detenidos ayudaron. Permitieron que Belinchón se confesara autor del crimen e implicase a su amigo, que reconoció haberle ayudado a llevar la chica al descampado, pero dice que después «se quedó dormido».La noche del 27 de noviembre de 1996, Beatriz se despidió de unas amigas en la estación de Vallecas para coger el tren a Vicálvaro. Pero nunca llegó. Al día siguiente, hallaron su cuerpo en la zona conocida como Cerro Almodóvar.El móvil fue sexual y la mataron para que no les reconociera. Belinchón y «Juan» solían frecuentar el bar de la estación de Vallecas, desde donde la veían pasar a diario. Al parecer, Belinchón le dijo a su amigo que le iba a presentar a «una piba para que te la tires». Así que la abordaron y se la llevaron a la caseta de «Juan», en el Cerro Almodóvar. Cuando perdió un zapato y no la dejaron recogerlo, comenzó a gritar y llorar mientras le decían que la iban a violar, según relató Belinchón. El detenido reconoció que tras «manosearla, desnudarla y de masturbarse ambos ante ella, la volvieron boca abajo y mientras Antonio la agarraba, Belinchón la golpeó en la cabeza con una piedra», según las fuentes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los asesinos de Beatriz Agredano confiesan su crimen tres años después