Cargos del PSdeG se organizan para exigir responsabilidades tras la debacle del 25S

Afines a Caballero se reúnen en secreto ante el «escandaloso» silencio de la dirección. Plantean retomar la senda del municipalismo en el partido


vigo, Pontevedra / la voz

El sector crítico del PSdeG ha pasado de las declaraciones y reacciones en las redes sociales a los malos resultados del partido en las autonómicas a empezar a organizarse para reclamar responsabilidades en la cúpula socialista gallega y en la dirección de su candidatura y fortalecer sus posiciones ante sus electorados.

Diversos alcaldes y cargos institucionales y orgánicos del partido en Pontevedra, críticos con la gestora del PSdeG y con Xoaquín Fernández Leiceaga, se reunieron ayer en secreto en un hotel de Pontevedra, en lo que han denominado como el primer encuentro de los que pretenden llevar a cabo para reparar el descalabro electoral que les ha dejado con los peores resultados de la historia de la formación y cuatro escaños menos en el Parlamento.

Pese al sigilo que rodeó a la reunión, diversos participantes en ella indicaron a su conclusión que la cita contó con la presencia, entre otros, del alcalde de Vigo, Abel Caballero; de la presidenta de la Diputación, Carmela Silva; el cabeza de lista de la provincia en las autonómicas, Abel Losada; los regidores de Ponte Caldelas, Andrés Díaz; Fornelos, Emiliano Lage; A Illa, Carlos Iglesias; Cuntis, Manuel Campos; Tui, Enrique Cabaleiro; Caldas, Juan Manuel Rey, y Cambados, Fátima Abal, así como el exsecretario del Organización del PSdeG con Pachi Vázquez, Pablo García; el responsable de la misma área en la ejecutiva viguesa, Ángel Rivas; el exalcalde de A Illa y rival de Besteiro en las primarias, Manel Vázquez, y el teniente de alcalde de Caldas, Manuel González, elegido para el tercer puesto de la lista de los comicios del domingo, y que fue apeado de la lista por la gestora gallega y la dirección estatal del partido.

Análisis y municipalismo

Las versiones recabadas entre los participantes aluden a que fue unánime la conclusión de que la campaña «no se ha hecho nada bien, ni la dirección le ha dado el rumbo adecuado, por lo que alguien debe de asumir responsabilidades», apunta uno de los regidores presentes. Un segundo alcalde asistente a la cita adelantó que habrá más encuentros de los críticos de la provincia, que aseguran estar persuadidos de que deben de exigir responsabilidades. Otros dos regidores participantes en el cónclave coincidieron en señalar que el fondo de la reunión tuvo como objetivo acordar fórmulas de organización entre referentes locales del partido, ante el vacío de poder que estiman se ha instalado en el PSdeG, con el fin de revitalizar sus posiciones con tiempo de cara a las elecciones municipales del 2019 y evitar que el partido siga cayendo. «Hemos decidido consolidar el grupo para consolidar así el municipalismo», aporta otro alcalde que apunta que en el encuentro no se exigieron dimisiones concretas.

Más específico sí fue el secretario general del PSdeG en Pontevedra y concejal vigués, Santos Héctor Rodríguez, que ante la prensa exigió por la mañana a la gestora de su partido «que asuma responsabilidades», por unos resultados que calificó de «fracaso estrepitoso» y «os peores da historia». «É un feito gravísimo ter baixado ao 17 % dos votos fronte ao 20 acadado no 2012», insistió. Tras recordar que Caballero dimitió en 1997 y Touriño en el 2009 tras ser derrotados, apelando a la gestora y al candidato dijo: «xa se sabe cal é a lóxica política nestas situacións», concluyó añadiendo que le resulta «escandaloso» que la dirección y Leiceaga no «non fagan autocrítica, nin analise dos resultados, e moito menos asumir responsabilidades». 

Información elaborada con informaciones de S. González y A. Martínez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cargos del PSdeG se organizan para exigir responsabilidades tras la debacle del 25S