Un resultado que abre otro escenario para la refundación del nacionalismo

ELECCIONES 2016

Ninguna de las encuestas apuntaba a la posibilidad de poder conseguir un grupo parlamentario propio

26 sep 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Los sondeos habían otorgado al frente nacionalista una representación de entre dos y cuatro escaños, muy por debajo de la lograda en el 2012, cuando AGE desplazó al BNG como tercera fuerza. Ninguna de las encuestas apuntaba a la posibilidad de poder conseguir un grupo parlamentario propio. Y el escenario que se barajaba en el equipo de campaña nacionalista era formar parte del Grupo Mixto. Aquí entraba en juego otro factor: para el BNG resultaba clave que Ciudadanos no obtuviese representación, de forma que pudieran evitar que fueran sus compañeros de grupo. Eso hubiera obligado a repartirse los recursos económicos, pero también a compartir los turnos. Es decir, la visibilidad y la proyección social.

Con la obtención del grupo parlamentario propio en O Hórreo, el nacionalismo dispondrá de su espacio y contará también con más recursos económicos que si hubiera pasado a formar parte del Grupo Mixto.