Mariano Rajoy: «Si Sánchez quiere formar Gobierno con los extremistas, será un disparate»

«Feijoo y yo hemos estado a la altura en tiempos muy complicados desde el punto de vista económico»

Rajoy en Lugo, ayer. Con el mitin de hoy, habrá hecho siete visitas a Galicia en campaña.
Rajoy en Lugo, ayer. Con el mitin de hoy, habrá hecho siete visitas a Galicia en campaña.

Lugo / La Voz

 Mariano Rajoy Brey (Santiago, 1955) irá hoy a Vigo para acompañar a Alberto Núñez Feijoo en el cierre de la campaña del PP, en la que se ha implicado a fondo. Tras su acostumbrada carrera matinal, esta vez por la ribera del Miño, contesta en el hotel lucense en el que se alojó estos días.

-¿Qué impacto tendrá el 25S en la gobernabilidad de España?

-Es importante, si la gente vuelve a dar su confianza al PP se la da al PP de Galicia y a Feijoo, claro, pero también se la está dando al PP de toda España. Tiene su influencia, pero lo más importante es a efectos gallegos. Sería tremendo para Galicia un gobierno de cinco o seis partidos, algunos con ideologías muy radicales y extremistas que nada tienen que ver con nuestra forma de ser.

-En San Cibrao, el miércoles, dijo que si hay terceras elecciones irá a ellas y sacarán más votos. ¿Las considera ya inevitables?

-No, no descarto nada. Yo ofrecí tres opciones al PSOE, que era lo más sensato. Primero, ya en diciembre, una gran coalición, porque visto como está el patio ya me dirá cómo se gobierna si no. En segundo lugar les dije que se podrían alcanzar pactos en siete u ocho grandes temas que preocupan a la gente: educación, pensiones, financiación autonómica... Tampoco lo quisieron. Entonces les dije: «Oiga, por lo menos deje gobernar al más votado». Tampoco eso ha sido posible. Me he presentado con 170 votos, me faltaban solo seis para mayoría, con quien tenía que acordar era con el PSOE y lo intenté. No descarto volver a intentarlo, pero la interlocución con Sánchez es muy difícil, y se lo dice alguien que lleva tiempo en política y está acostumbrado a hablar con todos.

-Acaban de decir que Sánchez podría intentar formar Gobierno con Podemos y otros. ¿Cómo lo ve?

-Si Pedro Sánchez pretende formar Gobierno con 85 escaños y apoyado en la extrema izquierda y los independentistas, es su opción, pero es un disparate. Los números sobre el papel dan, pero es su responsabilidad hacer un Gobierno Frankenstein.

-¿Qué le vaticina al PSOE?

-El PSOE les ha dado ayuntamientos a grupos muy de izquierdas en A Coruña, Ferrol, Zaragoza, Madrid... Por tradición, aquí y en Europa hay dos grandes partidos, de centroizquierda y centroderecha, que son los que han construido el mayor espacio de libertad y bienestar, la Unión Europea. Luego hay grupos... distintos, la extrema derecha de Le Pen, Podemos aquí, Beppe Grillo allí, la famosa Alternativa por Alemania... El PSOE debería estar en la moderación, con los socialdemócratas europeos, porque las políticas de estos años fueron complicadas y duras, pero han servido. Corre un riesgo serio de irse hacia el extremismo.

-De vuelta a Galicia, ¿por qué votar a Alberto Núñez Feijoo?

-Por tres razones. La primera es su gestión. Galicia ha sabido controlar sus cuentas publicas en una situación de enorme dificultad y ha logrado mantener los grandes servicios públicos fundamentales, y hay crecimiento y empleo. La segunda es que es el mejor candidato, sin ánimo de criticar, pero es que es el mejor. Ha estado dos legislaturas al frente de la Xunta, antes fue vicepresidente, dirigió el Insalud, que no es un tema menor... Conoce la Administración y se la sabe, es un hombre capaz y competente. La tercera es que Feijoo tiene una idea clara de qué quiere hacer y dónde tiene que estar Galicia. Mientras que los demás tienen solo buscan una cosa: conseguir entre todos 38 escaños y luego ya veremos. La apuesta del PP es muy clara, más integración en España y Europa, apoyo a la Constitución que abrió la etapa de mayor progreso de nuestra historia, apoyo a los sectores productivos... Una Galicia abierta, dinámica, emprendedora y exportadora. Uno de los datos más positivos de la economía gallega de los últimos tiempos es que se exporta y eso hay que consolidarlo porque supone bienestar y riqueza para el futuro.

-¿Quién ha sido mejor presidente, Feijoo o usted?

-[Ríe]. Los dos vivimos etapas muy difíciles desde el punto de vista económico y desde otros, y sinceramente creo que ambos hemos estado a la altura, no lo interprete como presunción, pero creo que los dos hemos estado a la altura en tiempos complicados.

-En Pontevedra Feijoo dijo que había dudado, y usted elogió que opte a la reelección. También se ha hablado de su posible marcha a Madrid. ¿Salió esa propuesta?

-No, no, Yo hablé con él de la nueva candidatura a la Xunta. A veces, mucha gente no lo ve, pero la política, si la vives en puesto de responsabilidad importante, es intensa y tiene momentos difíciles porque hay que tomar decisiones que afectan a mucha gente. Él lo pensó y yo le animé, y lo que dije en el mitin es lo que pienso: ha tomado una buena decisión para Galicia, porque ha sido un magnifico presidente, también para el PP y para él mismo, porque en el fondo él ya llegó, ya no tiene esa ambición. Ahora está ahí solo para servir a Galicia y eso es algo que reconforta mucho interiormente y te coloca de acuerdo contigo mismo, que es algo importante en la vida.

-¿Lo ve en Madrid en el futuro?

- No se sabe, hacer pronósticos en política es una excelente forma de perder el tiempo. Lo único bueno es que nadie te lo reprocha mucho. En este momento lo veo ganando las elecciones y siendo presidente de Galicia.

-¿Cómo ha visto a los otros partidos durante la campaña?

-Bueno, vi el debate. Francamente, la sensación que se transmitía era la de una persona [Feijoo] que se sabía los temas, que tenía experiencia, y otros que no aportaron. No vi que planteasen ninguna idea importante nueva, lo que hay es mucha crítica. Críticas a Feijoo y alguna que me caía a mi aprovechando que pasaba por aquí. Pero ninguna idea nueva. Por eso creo que, si queremos tener un gobierno estable y razonable, la elección está clara.

-En Madrid tiene un pacto con Ciudadanos, pero aquí Feijoo ha advertido que les pueden dejar sin la «mayoría estable».

-Claro. Eso es lo que ocurrió en las generales, en las que Ciudadanos sacó cero diputados en Galicia, como todo el mundo sabe. Aquí la diferencia entre 37 y 38 escaños es muy importante [tener mayoría absoluta o no], pero igual se decide en el último escaño por mil votos en cada provincia. Por eso le decimos a la gente, a los votantes moderados, que intenten agrupar el voto en el partido que tiene más posibilidades reales de gobernar.

«Ante la corrupción hay que ser contundente y no pasar una, pero también hay que ser justo»

Entre el haber del Gobierno con Galicia, Rajoy destaca una política económica que facilitó «un crecimiento del 3 %» y la recuperación de parte del empleo perdido en la crisis. También inversiones en infraestructuras, como la autovía del Cantábrico, y los «esfuerzos». Tiene claro el primer proyecto que le gustaría finalizar con Núñez Feijoo en la próxima legislatura: «Terminar la alta velocidad a Galicia». Afirma que se ha avanzado mucho: «Soy de Pontevedra, y llegar de allí a Santiago en tren en 20 minutos no es ninguna broma, se lo aseguro». También cita traer más pedidos a Navantia y garantizar los sectores industriales, además de «dar la batalla» por el sector ganadero.

-Les han atacado con el caso de Rita Barberá, ¿se arrepiente de no haber tomado medidas antes?

-Bueno, es que el problema es cuándo hay que tomar medidas, porque a Barberá ni la había llamado a declarar un juez. Esto de estar echándonos los trastos a la cabeza acaba no teniendo sentido. Todos hemos visto lo que pasó en Galicia estos años, que yo me pusiese a hablar de algunos alcaldes de Galicia no tendría sentido. Contra la corrupción hay que ser contundente, y no dejar pasar ni una, y hemos tomado medidas, pero también hay que ser justo con la gente. Hay gente a la que se juzga sin que pase por un juzgado y acaban triturados. A veces la desmesura se impone al concepto de justicia, que es todo lo contrario de la desmesura.

-Ciudadanos condiciona un pacto al cese de Baltar. ¿Aceptarían?

-El señor Baltar preside un partido al que en las últimas elecciones le ha votado más de la mitad de la gente. En Ourense, de cuatro diputados tiene tres. Tendrá sus adversarios y defectos, como todos. Pero aquí se juzga a la gente a la ligera. ¿Qué pruebas tienen para pedir dimisiones u otras cosas?

-Podría destacar alguna de las medidas contra la corrupción.

-Quizá la más importante sea la oficina de recuperación de activos. Cuando una persona sea condenada por corrupción se procederá contra los bienes que haya obtenido de forma ilegal. También son importantes las exigencias de transparencia a los partidos (ahora se gasta menos en las campañas) y las reformas en el código penal. No hemos dado indultos por corrupción ni por violencia de género. Hemos hecho cosas, pero al final una cosa está clara: es la condición humana. Lo importante es que seamos eficaces, lo pongamos más difícil y actuemos en consecuencia.

-Agradeció muchas veces el cariño de la gente esta campaña.

-Es que me gusta la gente, por suerte para mí. A uno le ponen una imagen a veces... Me gusta mucho estar con la gente, desde pequeño, y me entiendo bien con todo mundo. El día que vine a Santa Comba venía de Bratislava pasando por Bilbao. Estuve con unos y aquí con otros, y la gente siempre aporta. Aquello de Robinson Crusoe tiene que ser durísimo.

-¿Cómo se sintió tras la agresión en Pontevedra y tras la declaración de persona «non grata»?

-Lo segundo me molestó bastante. Hay gente que puede decir «a ti qué te importa, que fue ahí el de las mareas». Bueno, pues no, me molestó bastante y me parece injusto y fuera de lugar, pero, bueno, intentaré que me retiren ese título. Lo primero... bueno, pues estas cosas le pueden ocurrir a cualquiera en la vida.

-Feijoo propuso cambiar la ley para que gobierne el más votado. ¿Ha llegado el momento?

-No aprobamos esa ley por una razón en la que creo. Creo que en los países serios y democráticos las reglas de juego deben pactarse como mínimo entre los partidos que signifiquen algo. No se deben hacer por mayoría. La Constitución, los estatutos, la ley electoral... las reglas del juego y normas de convivencia tienen que ser producto de grandes acuerdos. También la política europea, las pensiones o los grandes servicios públicos fundamentales.

En tres palabras

-Alberto Núñez Feijoo: Es el mejor.

-Xoaquín Fernández Leicega: Lo conozco poco. 

-Luís Villares: No podrá volver a ejercer de juez.

-Ana Pontón: La segunda mejor en el debate.

-Cristina Losada: Le pone empeño. 

La porra

-PP: 38-42.

-PSOE: No me atrevo. 

-En Marea: No lo sé. 

-BNG: No lo sé. 

-Ciudadanos: No lo sé.

-Otros: 0.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

Mariano Rajoy: «Si Sánchez quiere formar Gobierno con los extremistas, será un disparate»