PSOE y Bloque empiezan a recuperar parte del voto prestado a En Marea

El PP está en disposición de absorber el 22 % de los votantes de Ciudadanos de junio

Trasvase de voto Trasvase de voto

La Voz

La elevada proporción de indecisos y abstencionistas, unido al nivel de confianza tan bajo que el BNG y el PSOE despiertan entre las personas que eligieron sus papeletas en las anteriores elecciones autonómicas, las del 2012, son elementos que aportan una incerteza notable a los comicios del 25 de septiembre. El Partido Popular resiste en lo alto de las tabla como la formación con el electorado más fiel -tendría asegurado el apoyo de ocho de cada diez votantes que tuvo hace cuatro años-, pero los datos también indican que tanto los nacionalistas del Bloque como los socialistas están en disposición de empezar a recuperar buena parte del voto que en las generales del pasado junio se le escapó a En Marea, el partido instrumental en el que se diluyó Podemos, Esquerda Unida y Anova.

Al analizar el trasvase de voto en relación al 2012 salta a la vista que En Marea está en disposición de absorber a más de un tercio del electores que tuvo entonces el BNG y al 14,2 % de los que eligieron la papeleta del PSdeG, con Pachi Vázquez de candidato a la Xunta.

Pero las cosas cambian de manera sustancial al revisar los trasvases de voto en relación a las elecciones generales del pasado 26 de junio, que parece denotar que En Marea es un proyecto político que se sitúa muy cerca de su techo electoral. Por ejemplo, en una provincia como la de Lugo, el partido instrumental capitaneado por Luís Villares está en disposición de arrebatarle al PSOE casi cuatro de cada cien votantes que tuvo el 26J, pero, en compensación, los socialistas recuperarían siete de cada cien que entonces obtuvo En Marea. Algo parecido ocurre con el BNG en la provincia de Ourense. Los de Ana Pontón se nutrirían en las autonómicas de doce de cada cien votantes que tuvo En Marea en junio, y en contrapartida solo le cedería al partido instrumental el 4,9 %.

A nivel de toda Galicia, En Marea tiene fidelizados el 72 % de los votantes de junio y al 75,3 % de los que tuvo Alternativa Galega de Esquerda (AGE) en las autonómicas del 2012. Pero también salta a la vista que seis de cada cien a los que sedujo hace tres meses se irán ahora al PSOE y otras tantos regresarán a las filas del Bloque. En cambio, el PSdeG solo le cede al partido instrumental el 5,1 % de sus votantes. E BNG perdería en el cómputo global -capta de En Marea el 6 % y le cede 6,5 %-, aunque el fenómeno es favorable a los de Ana Pontón en las provincias de Ourense y Pontevedra.

Cesión de Ciudadanos al PP

Esta tendencia es todavía más acusada en el caso de Ciudadanos, un partido que, a la luz de los datos sobre trasvases, no están en disposición de revalidar el respaldo electoral que tuvo en las generales de junio, pues cedería al PP en las autonómicas un cuarto de los electores del 26J. En Ourense sería el 20 %, en Pontevedra la cesión alcanzaría el 23,2 por ciento; se iría al 15 % en el caso de la provincia de A Coruña y hasta el 34,7 % en la de Lugo. También el PSOE e incluso En Marea reciben a antiguos votantes de Ciudadanos, un 4,3 % y un 5,5 %, respectivamente.

Y otra de las grandes incógnitas que ofrecen la encuesta de Sondaxe es la elevada proporción de indecisos y abstencionistas, que en el caso del PSOE afecta a más del 30 % de las personas que eligieron su papeleta en junio. Se trata de decenas de miles de personas, que sin duda influirán en el resultado final en función de que orienten su voto hacia un lado u otro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

PSOE y Bloque empiezan a recuperar parte del voto prestado a En Marea