Un 7 % de los gallegos que vieron el debate han cambiado su voto

Solo el PP y el BNG ganaron apoyos, y Feijoo fue el vencedor para más de la mitad

Influencia del debate Influencia del debate

santiago / la voz

El debate del lunes entre los cinco candidatos a presidir la Xunta los próximos cuatro años emitido por la Televisión de Galicia alcanzó un porcentaje de audiencia del 15,3 %, con 151.000 espectadores de media. El impacto fue menor que el cara a cara celebrado en el 2012 entre Núñez Feijoo y el entonces candidato socialista Pachi Vázquez, pero su influencia directa en la decisión electoral sigue siendo respetable. Según una encuesta exprés realizada a lo largo del día de ayer por Sondaxe, un 7,2 % de las personas que vieron el debate cambiaron su intención de voto tras más de dos horas de confrontación de ideas y reproches. Suficientes como para mudar el signo de la Xunta, tal como refleja la encuesta diaria, en la que están bailando escaños según la provincia por unos miles de sufragios. El 80 % aseguran que, según lo visto en el debate a cinco, su opción de voto no cambia, y un 11,2 % admiten que sí se han sentido influidos por lo visto y oído, pero para reafirmarse en la idea que tenían previa a la emisión.

Pontón, segunda

De los que vieron el debate (un 20 % de los entrevistados), más de la mitad (52 %) consideran que el vencedor fue Alberto Núñez Feijoo (PP). Ana Pontón (BNG), que según las encuestas podría tener dificultades para lograr su puesto en O Hórreo por la provincia de A Coruña, le pareció la ganadora al 12,8 % de los consultados; mientras que Villares (En Marea) y Leiceaga (PSOE) fueron los mejores para un 7,4 y un 4,8 %, respectivamente. Nadie avaló a Cristina Losada (Ciudadanos) como triunfadora. El líder popular es además el que consigue un apoyo más homogéneo por segmentos de edades, mientras que el socialista gustó más a las mujeres. Hombres y mujeres también se comportan de manera similar a la hora de valorar la influencia del debate en la papeleta que elegirán el día 25.

Por convicciones ideológicas, es Ana Pontón la que puede estar más satisfecha, porque el 100 % de sus votantes están convencidos de que fue la mejor, e incluso dos de cada diez gallegos que tienen previsto apoyar a En Marea consideran que la de Sarria superó a sus adversarios. Leiceaga es el que genera más dudas entre los reconocidos como socialistas, y la mitad de los votantes de C’s admiten que el vencedor fue Núñez. El presidente pinchó relativamente en Lugo, la provincia donde más respaldo reciben Pontón y Luís Villares, aunque solo el de En Marea se presenta por esa provincia. Tampoco hay unas diferencias significativas entre la percepción que tuvieron los vecinos de localidades pequeñas y los de las ciudades.

Votos ganados

A pesar de que el ganador para la mayoría de los encuestados es el líder del Partido Popular, es el Bloque el que consigue inclinar a su favor los nuevos votos logrados por el debate en términos relativos. Sí cambiarán su voto a favor del BNG un 16,6 %, mientras que un 2 % apoyarán al Partido Popular tras la intervención de su candidato.

La provincia de Ourense, que estuvo muy presente durante una parte del debate por las menciones sobre Baltar, es en la que los votantes se reafirman con mayor convicción tras ver el debate. Hasta un 21,4 % de los encuestados se confiesan influidos por las dos horas televisivas, pero para seguir votando al mismo que tenían en mente. En Pontevedra, sin embargo, fueron un 6,4 %.

La oposición pide otra cita en el plató y los populares la descartan

No habían transcurrido ni 24 horas del debate y la candidata del BNG a la Xunta, Ana Pontón, retaba ayer desde Sarria al líder del PPdeG a un nuevo duelo en el plató. La nacionalista justificaba su propuesta en que ese sería el deseo de los espectadores, dados los «innumerables» temas que quedaron sin abordar. Un planteamiento defendido también por los socialistas. «Estamos a favor de todos os debates; xa o pedimos hai dez días, unha segunda volta, pero o PP quedou calado», subraya José Manuel Lage Tuñas, jefe de campaña del PSdeG.

Igualmente, En Marea lamenta que Feijoo solo se haya prestado a un debate y que renunciase a otros. Cristina Losada, la candidata de Ciudadanos, se mostró abierta a nuevos debates «porque sirven para que los ciudadanos tengan más información».

La propuesta de Ana Pontón suscitó una reacción irónica en el equipo de campaña de Feijoo, quien consideró que «si quiere una segunda oportunidad es que no quedó muy satisfecha». Sobre el clamor del resto de fuerzas para un nuevo encuentro en el plató, desde el PP lo tienen claro. Y descartan un debate con ese formato, en el que Feijoo se mida contra cuatro. «Si la oposición multipartita quiere otro encuentro que nombren un interlocutor», aseguraron.

Tras el debate

Feijoo (PP)

Insistencia en la misma línea. En el PPdeG están convencidos de que Alberto Núñez Feijoo logró una victoria estratégica en el debate, ya que salió airoso de los ataques de sus cuatro rivales, y estos no explicaron cómo formarían su Gobierno. «Antes había que elegir entre Feijoo o un lío de partidos, el debate ha dejado claro que es o Feijoo o Feijoo», dicen en el partido, que mantendrá su línea de presentar propuestas y denunciar las incertezas que ofrece la alternativa.

Leiceaga (PSOE)

Labor para activar al votante dudoso. Los socialistas no tienen previsto cambiar de estrategia tras un debate electoral del que salieron satisfechos, por entender que Leiceaga despuntó como la cabeza de la alternativa a Feijoo. Eso sí, su desafío para los próximos días pasa por movilizar a su electorado, todavía muy frío. Especialmente al votante progresista que tiene dudas entre escoger la papeleta del PSdeG, la de En Marea o el BNG, al que Leiceaga intentará atraer.

Villares (En Marea)

Seguros de que «hai campaña». En el seno de En Marea cunde la sensación de haber superado la prueba, no tanto por la actuación de su líder -«na súa estrea na televisión, que sempre é complicada, Villares foi de menos a máis»- como por la certeza de que Feijoo no fue capaz de darle la estocada a su faena. Tras la exhibición de Pontevedra, un paseo del PP por el plató de San Marcos hubiera sido letal. «Levamos cinco días e quedan dez. Hai campaña», aseguran.

Pontón (BNG)

Un revulsivo para captar indecisos. El equipo de campaña de la candidata nacionalista apuesta por aprovechar el efecto del debate para movilizar a la militancia y al electorado del BNG, pero sobre todo para pescar nuevos votos en el caladero de los indecisos. Los nacionalistas consideran que el debate sirvió para proyectar la imagen de una aspirante joven y que tiene un proyecto para Galicia. Y esperan que este efecto sirva para conectar con la mayoría social.

Losada (C's)

Y ahora, Madrid como espejo. Los ideólogos de Ciudadanos están persuadidos de que Cristina Losada colocó perfectamente en el debate la idea de que es mejor un PP controlado desde los escaños de C's que un Feijoo con otra mayoría absoluta o un multipartito de la izquierda. Ayer recaló en Galicia Ignacio Aguado, líder del partido en Madrid, para ahondar en que se ofrecen a apoyar a Feijoo como lo hicieron allí con Cifuentes, con sus ideas de reformas como precio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Un 7 % de los gallegos que vieron el debate han cambiado su voto