Rajoy quita presión a Sánchez e inicia sus contactos por Coalición Canaria

Enrique Clemente Navarro
enrique clemente MADRID /LA VOZ

ELECCIONES 2016

UXÍA RODRÍGUEZ

El líder del PP está dispuesto a acordar un programa de reformas con los socialistas

01 jul 2016 . Actualizado a las 09:51 h.

Mariano Rajoy ha decidido rebajar la presión sobre Pedro Sánchez. Pretende darle espacio y tiempo para que gestione el debate interno en el PSOE antes del comité federal del próximo 9 de julio. El presidente del Gobierno en funciones no quiere dar pasos en falso, precipitaciones ni espectáculo, va a llevar los contactos con la máxima discreción, sin radiar las llamadas. Por eso ayer solo trascendió que había hablado con el presidente canario, Fernando Clavijo, de Coalición Canaria, con quien acordó celebrar un encuentro el próximo martes. De la prometida llamada a Sánchez, nada de nada. «Puede que haya llamado y ni nos enteremos», aseguraban con cierta ironía fuentes populares.

Convencer al PSOE

La prioridad de Rajoy sigue siendo convencer a los socialistas de que no tienen más remedio que facilitarle que siga en La Moncloa. Su clara victoria con 52 escaños y 2,5 millones de votos más que la segunda fuerza política cree que le legitiman y hace imposible cualquier otra fórmula. Además, unas terceras elecciones es un escenario que nadie desea. Estas son sus bazas para negociar, y no parece haber otra salida.

Prefiere un Gobierno de gran coalición con el PSOE o, en su defecto, un acuerdo de legislatura que le proporcione la estabilidad que considera imprescindible para superar los grandes retos que debe afrontar España. Sin embargo, es consciente de que es muy difícil, prácticamente imposible, que los socialistas entren en el Gobierno. Tanto Sánchez como Susana Díaz y el resto de los barones se oponen frontalmente a esta vía.