En Marea se desinfla en Pontevedra pero mantiene al PSOE a 3,3 puntos

El PP mantiene sus votos con Ana Pastor al frente y gana con comodidad


Vigo, Pontevedra / la voz

Nada ha cambiado en la foto final de las elecciones en la provincia de Pontevedra en el último medio año, pero todo es distinto ahora. Hace solo seis meses, En Marea enseñaba los dientes al PP. Era segunda fuerza y aspiraba a más, después de un cómodo adelantamiento al PSOE. Los populares perdían cien mil votos y los socialistas se quedaban lejos. Pero aquel reprís con el que En Marea llegó en diciembre se ha desinflado y ahora mira de reojo al PSOE, que estaba a siete puntos y ya solo está a tres. La coalición de Podemos con Esquerda Unida y Anova logra los dos diputados que consiguió entonces, pero se deja por el camino 25.000 votos, mientras que sus rivales se mantienen.

Los populares ya habían perdido cien mil votos hace medio año, en la única provincia gallega en la que concurría una ministra, la titular en funciones de Fomento, Ana Pastor. Ahora solo recuperan 8.000 que, gracias a la caída en la participación, resultan en una cómoda primera posición, con el 38 % del electorado de su lado.

El PSOE se mantiene como tercera fuerza, pero logra mantener los dos representantes, después de que el partido se fracturase por la mitad el mes pasado con la elección del candidato a presidir la Xunta de Galicia. Tanto, que la estructura oficial de los socialistas en la provincia mantuvo un discreto papel en esta campaña, a pesar de que Carmela Silva preside la Diputación. Aún así, los socialistas conservan los 118.000 votos que tenían.

Ciudadanos mantiene el cuarto puesto, sin que su polémica candidata acceda al escaño. El Bloque sigue en caída libre y ya solo suma poco más de 16.000 votos.

En Vigo hubo sorpresa, porque el PP volvió a la cabeza del ránking electoral. En mayo del año pasado Caballero arrasó. En diciembre, En Marea se había impuesto y había dibujado un escenario inaudito. En esta ocasión los populares incluso ganan 3.000 votos y ganan por primera vez unas elecciones con Elena Muñoz al frente. La Marea se deja 9.000 y el PSOE se mantiene.

En la capital provincial, la declaración de Mariano Rajoy como persona no grata no le ha pasado factura. El PP consuma su victoria con una mejoría respecto al resultado del 20 de diciembre: más de 17.000 votos y el 37 % del total de sufragios, casi cinco puntos porcentuales más que entonces. Llamativo resulta el desplome de un BNG que, pese a ostentar el bastón de mando de la ciudad desde hace 17 años, apenas logra capitalizar su acción de gobierno y se queda con una cosecha inferior a los 3.000 apoyos.

El escenario es muy similar en Vilagarcía, donde el PP vuelve a ser la fuerza más votada, seguida de En Marea, que consumó el sorpasso en una de las alcaldías de referencia de los socialistas en la provincia.

En Redondela se impone En Marea. La villa es uno de los pocos lugares donde la coalición de izquierdas sale victoriosa. Allí gobierna el PP, aunque el grupo de izquierdas AER, cercano a las mareas pero sin formar parte de ellas oficialmente, capitaliza parte de la vida municipal. En Cangas sí gobiernan las mareas y ahora ganan. Pero el PP mantiene su posición hegemónica en la mayoría de las comarcas.

Dura batalla en el Senado

En el Senado la incertidumbre se mantuvo hasta última hora. En Pontevedra se eligen cuatro senadores y los tres primeros puestos estaban claros: todos para el PP. Pero el cuarto se estuvo disputando entre el PSOE y En Marea hasta última hora. Con el 93 % de los votos escrutados, la nueva senadora era la izquierdista María Vanessa Angustia Gómez, que le arrebataba el acta al socialista Abel Losada.

La coalición solo consiguió el «sorpasso» en 27 de los 62 municipios

Las encuestas vaticinaban un sorpasso generalizado de Podemos sobre el PSOE en toda España y fallaron. Pero En Marea sí logró más votos que los socialistas en 27 de los 62 municipios de Pontevedra. En algunos, tan significativos como Vigo, Pontevedra, Redondela, Vilagarcía o Cangas. Pero no le sirvió de nada, porque el PP se escapó.

Porque, pese a todo, el PP ganó en prácticamente todos los ayuntamientos. Esa tendencia azul solo quedó tocada en A Illa de Arousa y Fornelos de Montes, ambos feudos históricos de los socialistas que se mantuvieron fieles a su tradición, como ya habían hecho en el mes de diciembre. Mientras tanto, En Marea se impuso en Cangas y O Grove, concellos donde ya logró la victoria hace seis meses, pero no obtuvo la victoria en Vigo, Cangas y Moaña, donde sí lo había logrado el 20-D.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

En Marea se desinfla en Pontevedra pero mantiene al PSOE a 3,3 puntos