El resultado del referendo agrava la brecha entre los partidos en Galicia

PP y PSdeG llaman a mejorar la UE, mientras En Marea y BNG la dan por fracasada


Santiago / La Voz

El salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), decidida en referendo, irrumpió el viernes como un hachazo en el fin de la campaña electoral en Galicia y obligó a todos los líderes políticos a cambiar el guion de los últimos actos para valorar un hecho mayor que influirá en el futuro inmediato de todo el continente. El brexit también contribuyó a agravar la brecha entre los partidos políticos, poniendo de un lado a quienes creen que el resultado alentará los populismos, caso del PP y el PSdeG, y del otro a los que opinan que la Unión ya era en sí mismo un proyecto «xenófobo» o «fracasado», como ocurre con En Marea y el BNG.

Tanto el presidente del Gobierno gallego y líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijoo, como el candidato del PSdeG a la Xunta,  Xoaquín Fernández Leiceaga, hicieron suyo el relato dominante en Bruselas, París, Berlín y las principales capitales europeas para pedir moderación y prevenir contra el auge de los extremismos.

Hay que «centrar» Europa, valoró Feijoo, «e non deixarse levar polas propostas radicais e populistas» que él asocia a los partidos de «extrema dereita e de extrema esquerda». Leiceaga también apeló a que la UE evite «todo tipo de tentación populista», pues supondría una «aventura costosa» para los ciudadanos, y entiende que eso solo se puede lograr defendiendo para España «un goberno reformista» que le dé un nuevo impulso a la UE.

Ambos, Feijoo y Leiceaga, también ven necesario extraer lecciones del brexit y mejorar en la UE aquello que no funciona bien. Hay que solventar «algúns problemas sociais» derivados de la crisis, señaló el líder del PPdeG, en tanto el candidato socialista cree urgente «cambiar as cousas que non funcionaron ben».

Proyecto «fracasado»

En el plano opuesto se situaron los nacionalistas gallegos, articulados en torno al BNG, y la amalgama de siglas que conforma la coalición En Marea. Desde ambas formaciones se posicionan abiertamente en contra de la Unión Europea, al menos de como fue concebida desde sus inicios, y coinciden en dar el proyecto comunitario por «fracasado».

Mientras que el nacionalismo de Escocia o de Irlanda del Norte defendieron abiertamente la permanencia en Europa, en discrepancia con la posición mayoritaria en Inglaterra, el nacionalismo gallego se esfuerza en marcar distancia con la UE. Ana Pontón, portavoz nacional del Bloque, puso el viernes de relieve que el BNG «sempre foi moi crítico» con la Unión Europea. «Nós posicionámonos en contra e, con este novo acontecemento, demóstrase o seu fracaso». Es más, para Pontón, el brexit es el resultado de las «políticas neoliberais» practicadas por la troika europea.

Más crítico se mostró todavía Xosé Manuel Beiras, portavoz nacional de Anova y referente político de En Marea, quien advirtió que «a UE é como o IV Reich», el cuarto imperio alemán. Valoró que el III Reich construido por los nazis «comezou a rachar cando Inglaterra lle declarou a guerra» y cree que ahora se está viviendo una «situación análoga», en la que desde Londres se puede desmontar una «superestrutura política» que funciona como el despotismo ilustrado.

Beiras: «A propia UE é xenófoba en si mesma»

El portavoz nacional de Anova y referente político de la coalición En Marea manifestó el viernes que es «unha soberana parvada» sostener que el referendo del Reino Unido lo ganó el populismo y la xenofobia. Dijo que «a propia UE é xenófoba en si mesma», como a su juicio se puede ver con su política sobre los refugiados. La victoria, cree Beiras, es de los trabajadores que no soportan el modelo fracasado de la UE.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El resultado del referendo agrava la brecha entre los partidos en Galicia