Una parte de En Marea se lanza a por el voto soberanista mientras Iglesias ya no pone la línea roja del referendo

Méndez Ferrín reclamó en Lalín «o dereito de autodeterminación» y Beiras apeló en Salceda de Caselas al voto de los nacionalistas defraudados

Campaña con los bomberos. Candidatos de En Marea se desplazaron al parque de bomberos de A Coruña para reclamar una nueva regularización para homogeneizar el servicio
Campaña con los bomberos. Candidatos de En Marea se desplazaron al parque de bomberos de A Coruña para reclamar una nueva regularización para homogeneizar el servicio

Santiago / La Voz

Con todas las encuestas servidas y los arcos de escaños desplegados con márgenes muy estrechos, En Marea se ha lanzado a por los nichos en los que ve posible rascar algún voto. Y para ello no ha dudado en pisar el callo al BNG, haciendo suya la bandera soberanista y de la autodeterminación. Este domingo, mientras los focos se centraban en A Coruña con la visita de Errejón y Garzón, la coalición formada por Anova, Esquerda Unida y Podemos desplegó en la provincia de Pontevedra un discurso algo distinto al que sonaba en los jardines de Méndez Núñez. «Pido para todos os pobos o dereito de autodeterminación. Dígoo como galego e como internacionalista», soltaba en Lalín el aspirante a senador Xosé Luís Méndez Ferrín.

Mientras, el portavoz de Anova, Xosé Manuel Beiras, reclamaba en Salceda de Caselas el voto de los nacionalistas que se sienten «defraudados» junto a dos alcaldes, Marcos Besada (Salceda) y Xoán Carlos Montes (Mondariz), que, como él, también proceden del BNG, que hasta ahora eran independientes y que en estos comicios se han mojado.

La respuesta del Bloque a estas injerencias tardó menos de 24 horas. La portavoz nacional, Ana Pontón, lamentó ayer que los líderes de la «autodenominada» nueva política estén haciendo campaña en Galicia de cara al 26J defendiendo «o mesmo discurso centralista» que usaba el expresidente José María Aznar.

Lo cierto es que en el mitin de A Coruña solo una intervención abordó la cuestión de la autodeterminación, y fue la protagonizada por Antón Sánchez, el segundo de abordo de Anova en el Parlamento gallego. El resto de los actores, vinculados a Podemos o a Izquierda Unida, obviaron en Galicia ese mensaje que también se ha difuminado en la campaña española. Con el Gobierno catalán inmerso en su propia crisis por los devaneos de la CUP, la cuestión del referendo ha dejado de ser para Podemos un eje de campaña hasta el punto de que Pablo Iglesias ha anunciado que en una hipotética negociación con el PSOE no incluirá este punto como «línea roja» de la negociación. Y todo para continuar con el discurso de que Cataluña debe seguir en España «con un encaje constitucional distinto», como expresó en unas manifestaciones este domingo, cuando también se declaró «orgulloso» de ser español.

En su programa, en el punto número 277 de 394, Podemos propone abrir un «amplio debate» sobre el reconocimiento y las formas de ejercicio del derecho a decidir, pero solo se refiere a Cataluña cuando habla de un referendo con garantías.

Por su parte, el programa de En Marea, en su punto 19 (de 20) reivindica el «carácter nacional de Galicia» y el derecho a decidir «en réxime de autodeterminación», cuestión que el pacto electoral a tres bandas también incluye en su código ético.

Podemos Arzúa galleguiza el cartel de la polémica

Con una ejecución técnica más que aceptable, Podemos Arzúa ha reeditado y galleguizado el polémico cartel electoral en el que Unidos Podemos no incluyó a ningún miembro de En Marea por la falta de acuerdo interno para señalar a un referente. En esta versión aparece en el centro de la imagen, en lugar de Pablo Iglesias, Carmen Santos (Podemos Galicia). También salen juntos los dos peleados, Beiras (Anova) y Yolanda Díaz (EU); los tres alcaldes de A Coruña, Ferrol y Santiago; y la candidata Alexandra Fernández. En comparación con el original, solo repite Carolina Bescansa, aunque su foto es distinta.

Feijoo acusa a la oposición de usar la pobreza para obtener réditos electorales

El presidente del PPdeG elevó ayer el tono de su campaña al acusar al resto de partidos de «buscar titulares catastrofistas» y de perseguir «sacar rédito político da pobreza». Un interés que contrapuso con el reciente incremento del presupuesto de la Xunta dedicado a combatir la exclusión en la comunidad, cercano al 30 % este año en comparación con el anterior.

Durante un acto electoral con colectivos sociales celebrado en Ourense, Alberto Núñez Feijoo se mostró especialmente crítico con los gobiernos locales en la órbita de En Marea (A Coruña, Santiago y Ferrol), de los que censuró su negativa a sumarse a programas autonómicos como el plan para evitar los desahucios. «Parece que hai xente que vive moi ben cando hai un desafiuzamento porque así pode botarlle a culpa a alguén e ao final non se decata de que está a xogar e a utilizar a esas familias», espetó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Una parte de En Marea se lanza a por el voto soberanista mientras Iglesias ya no pone la línea roja del referendo