Rajoy pide a Pablo Iglesias que deje de mandarle manifestantes a sus mítines

Tres miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca interrumpen el acto del presidente en Lérida

;
Rajoy: «Que Iglesias no nos mande más manifestantes» Así reaccionó Mariano Rajoy ante las protestas de un grupo de la PAH que interrumpió su mitin en Lleida.

Agencias / La Voz

Tres personas con camisetas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) han interrumpido un mitin organizado por el PP en Lérida y los servicios de seguridad del presidente del Gobierno los han desalojado inmediatamente de la Llotja. Mariano Rajoy ha retomado su intervención pidiendo a Pablo Iglesias que no le mande «más manifestantes». «Habrá que pedirle al señor Iglesias que le demande a sus dirigentes que no nos envíen más manifestantes», ha afirmado Rajoy, recuperando el discurso, y ha bromeado añadiendo que, al menos, los envíe un poco más tarde.

Los asistentes han respondido apoyando a Rajoy y coreando «presidente, presidente». Poco después, algunos afiliados del PP han elogiado desde sus asientos y el jefe del Ejecutivo ha llegado a decir: «Entonces que vengan los manifestantes, que estoy seguro que los convenzo», ha proclamado. Una hora antes del inicio del mitin, una treintena de integrantes de la PAH han protestado ante el Teatre La Llotja, retenidos por un cordón policial, al que han reprochado la actuación con gritos de «Libertad de expresión, policía no». Los activistas han mostrado pancartas con «Las 5 de la PAH», cinco propuestas que el PP no ha adherido a su programa, y han coreado lemas como «Partido Popular, partido fascista»

Por otra parte, Rajoy ha advertido de que hay 25 veinticinco provincias españolas en las que los votos a Ciudadanos no han servido «para nada» y por eso ha vuelto a reclamar que todo el voto moderado se concentre en el PP. Tras admitir que el sistema electoral vigente «prima la concentración de voto y castiga la división de voto», Rajoy ha insistido por eso en la necesidad de que todo el voto moderado vaya a su partido. «Es lo inteligente, lo eficaz, lo que nos va a permitir gobernar», ha dicho.

Y en Lérida, en la primera de sus dos paradas en Cataluña en esta campaña -el martes estará en Barcelona-, Rajoy ha puesto de ejemplo esta provincia para subrayar que el voto a Ciudadanos «no sirve para nada», pues en diciembre no le dio un escaño pero hizo que lo perdiera el PP en favor de la izquierda. «La división (del voto) es lo peor que le puede pasar a la España moderada», ha insistido por eso el líder del PP.

En esta jornada en la que se han publicado decenas de encuestas, Rajoy ha señalado que todas ellas coinciden en dos cosas. Primero, que el PP seguirá siendo primera fuerza política, y segundo, «que los radicales y los extremistas» van a ser la segunda. «Pues bien, la España moderada, la que no quiere gobiernos a la griega y a la venezolana, les vamos a ganar a los radicales y extremistas», ha subrayado Rajoy, quien un día más ha pedido a todos los partidos que se comprometan a dejar gobernar a la candidatura más votada.

Al finalizar su discurso, Mariano Rajoy ha pedido que «lo que pasó en Lérida» con esa pérdida de un escaño en diciembre «no se vuelva a repetir». Por eso ha insistido en reclamar a todos los moderados «no dilapidar ningún voto». «Porque cada voto que dilapidemos un voto para los radicales y extremistas», ha apostillado. Además, ha señalado que «costó mucho levantar el país» y las «ocurrencias» y los «extremismos» nunca trajeron «nada bueno ni lo van a traer ahora».

Por eso, en estas elecciones en las que en su opinión España se juega «mucho más» que en ninguna otra convocatoria desde 1977, ha pedido a los suyos en estos últimos días de campaña «empuje y dedicación» y «un poco más de esfuerzo» para unir a «todos los moderados».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Rajoy pide a Pablo Iglesias que deje de mandarle manifestantes a sus mítines