El superviviente Rajoy frente a tres líderes de otra generación

Enrique Clemente Navarro
enrique clemente MADRID / LA VOZ

ELECCIONES 2016

El presidente, que lleva 25 años en primera línea política, compite con rivales mucho más jóvenes

20 dic 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Lo primero que llama la atención cuando se compara a los cuatro aspirantes a la Moncloa es la diferencia de edad. Rajoy es con 60 años el mayor de los cuatro con diferencia. Lo segundo la experiencia en la gestión. El candidato del PP fue el registrador de la propiedad más joven de España con solo 24 años y lleva 35 en política desde que dio sus primeros pasos en Alianza Popular. Su currículo es abrumador, lo ha sido todo, desde concejal y presidente de diputación a ministro, vicepresidente y presidente del Gobierno. El 20D es el último desafío de este superviviente nato, un corredor de fondo curtido en mil batallas, un político de teflón que resistió al frente del PP pese a perder dos veces las elecciones ante Zapatero y a las presiones de su propio partido y que ha tenido que lidiar con una crisis devastadora como presidente.

Cuartas elecciones

O más bien su penúltimo desafío. Si pierde las que serán sus cuartas elecciones como cabeza de cartel se irá a casa. Pero si gana tendrá que mostrar sus dotes de negociador. «Soy un señor de Pontevedra», suele decir para definirse para reforzar su imagen de hombre normal, que siempre apela al sentido común y ahora se presenta como garante de la estabilidad.

Si Rajoy es el político por excelencia, sus tres rivales han llegado hasta aquí gracias en buena parte al azar. Economista de formación, profesor universitario, afiliado al PSOE con 21 años, Sánchez fue concejal del ayuntamiento de Madrid -esa condición mínima que Rajoy exige a los aspirantes- y diputado de rebote. En el 2009 logró el acta tras la renuncia de Pedro Solbes y en el 2013 por la de Cristina Narbona. En julio del 2014 ganó las primarias para convertirse en secretario general del PSOE. Hasta entonces era un completo desconocido para la mayoría de los españoles. Llegó en un escenario muy complicado con un PSOE dividido y en sus horas más bajas. Sabe que el 20D se la juega y Susana Díaz está a la espera. Apodado El guapo, este exjugador de baloncesto comparte con Albert Rivera la telegenia y el don de palabra. Son los yernos ideales que todos los suegros quisieran para sus hijas.