Los aplaudidores de Caballero: ¿A dónde hay que ir hoy?

Caballero moviliza en todos sus actos en Vigo a un grupo de afines que aplauden lo que dice, jalean sus reivindicaciones y abroncan a sus críticos


vigo / la voz

Diga lo que diga siempre le aplauden. Concejales, asesores y un incondicional grupo de militantes completan a diario desde hace ocho años las escenas que Abel Caballero programa en la calle, especialmente en las campañas electorales. Son unas veinte personas las que se turnan en una maquinaria perfectamente engrasada y programada para aclamar y arropar al regidor vigués en plenos, actos políticos, fiestas e inauguraciones.

«¿Podemos aclamarle cuando salga?», preguntaba el lunes a Carmela Silva una de las seguidoras que aguardaban dentro del aeropuerto de Peinador con carteles y camisetas a que aterrizase el regidor procedente de Madrid, adonde había ido para negociar que no desaparezca el vuelo a París. «Abel Caballero defiende Peinador», rezaban, entre otros lemas, los carteles exhibidos por los suyos cuando tomó tierra satisfecho por el recibimiento montado.

Ocupan los mejores asientos del salón de plenos y, pese a que sus interrupciones y comentarios son permanentes, nunca se les ha echado de la sesión, aunque abronquen al adversario, desestabilicen sus intervenciones o jaleen a los suyos. «El mejor gobierno de la historia», se lee en los carteles que desenfundan siempre en el pleno para mitigar las protestas de cualquier colectivo.

Es fácil de identificar a varios de esos fieles al alcalde con familiares contratados en el ámbito municipal. Y en esta campaña han pasado en gran número de meros acompañantes de escena a actores del mismo equipo de Abel Caballero, convocados cada día a golpe de agenda de campaña para cubrir huecos en actos sectoriales o enfundarse camisetas.

Varios de ellos, además de los concejales, posaron la semana pasada en la foto oficial junto a los candidatos y se desgañitaron el lunes en el aeropuerto en una escena orquestada en favor de Abel Caballero que, rodeado por este grupo de adeptos, siempre trata de hacer ver que cuenta con el apoyo unánime de la ciudad de Vigo.

Ayer, rodeado otra vez de este grupo de aplaudidores, desdeñó la presencia de dirigentes de su partido en sus actos electorales. «Somos nosotros los que hacemos nuestra campaña», dijo, «no admitimos injerencias».

Votación
80 votos
Comentarios

Los aplaudidores de Caballero: ¿A dónde hay que ir hoy?