Caballero termina perdiendo su provincia

El candidato socialista no logra retener los 6 diputados en Pontevedra y acaba con uno menos que el BNG


redacción / la voz

Tras extender su manto sobre 20 de los 27 sillones del Ayuntamiento, Abel Caballero resaltó en junio del 2019 que el ganador de las elecciones municipales del mes anterior era Vigo, «con independencia de las ideologías y de las siglas». El alcalde más votado de las grandes ciudades españolas se sacudió con esa frase, sin pretenderlo, cualquier responsabilidad sobre los resultados de su partido en las elecciones gallegas que se disputaban al año siguiente con su sobrino como candidato socialista.

Caballero renovó su mayoría absoluta con algo más de 100.000 votos. El pasado 12 de julio, el voto dual de unos comicios municipales a otros autonómicos llegó en Vigo al extremo de desplazar al PSdeG a segunda fuerza, con 43.332 papeletas, sin contar el voto exterior. Tras una semana sosteniendo su decimoquinto escaño en el Parlamento por un puñado de votos, fue precisamente ese sufragio de los gallegos residentes en el extranjero el que hizo decantar el último escaño de Pontevedra hacia el lado popular. Y justo allí, la provincia en la que concurría Gonzalo Caballero y donde los socialistas lograban empatar a escaños con el BNG, algo que ahora solo consiguen en Ourense.

El secretario general del PSdeG en la provincia de Pontevedra, David Regades, sostenía hace unos días que, de haberse dado los resultados de su circunscripción en toda Galicia, «Feijoo no sería presidente». Y, pese a valorar el comportamiento electoral de su partido en la provincia, la suya fue una de las primeras voces que invitó a una «reflexión profunda» dentro del partido tras unos «malos resultados». «Toca recomponernos y pienso que en la provincia de Pontevedra tenemos mucho que decir», apuntó.

Regades no fue el único. «Esperábamos ser el cambio en Galicia y no se ha cumplido», reconoció la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, al día siguiente de las elecciones, y pidió una «reflexión serena y reposada» sobre el futuro de los socialistas gallegos. Lo mismo en Lugo la regidora Lara Méndez, que habló de «hacer una reflexión» para «reconstruir el proyecto» del PSdeG. O Xosé Sánchez Bugallo, desde Santiago, que reconoció que la pérdida de ese diputado por la provincia de Pontevedra «no es una sorpresa», y ha vuelto a llamar a hacer una —de nuevo— «reflexión» en seno del PSdeG.

En la reunión de la ejecutiva nacional de la pasada semana, convocada por Gonzalo Caballero para confirmar su intención de seguir al frente de la organización, surgieron más voces críticas, como la del alcalde de Ames, José Miñones, que demandó someterse a primarias. Caballero prefirió no hacer declaraciones sobre el diputado perdido por el voto exterior en favor del PPdeG hasta que finalizase la revisión de los votos nulos en Pontevedra. Sin embargo, el partido se limitó a enviar un comunicado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Caballero termina perdiendo su provincia