IU achaca la derrota del 12J a las divisiones internas de Unidas Podemos

La organización que lidera el ministro de Consumo, Alberto Garzón, pide invertir «recursos y esfuerzos» para repensar UP

El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzon
El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzon

Redacción

Duro informe de la comisión colegiada federal de Izquierda Unida, partido integrante de la coalición Unidas Podemos, sobre el fracaso electoral en Galicia y en el País Vasco. La organización que lidera el ministro de Consumo, Alberto Garzón, atribuye a las divisiones que se han producido en los últimos años y a «las debilidades del proyecto federal» la «severa derrota» que sufrió esta alternativa política el 12J. Las primarias celebradas recientemente en Podemos reforzaron la figura de Pablo Iglesias, el único secretario general del formación, que controla toda la estructura estatal del partido. 

Tras los resultados en Galicia, donde la marca Galicia en Común ha pasado de segunda fuerza a no tener representación parlamentaria, y en el País Vasco, donde ha perdido cinco de los once diputados con que contaba, la organización que lidera Garzón, ha llegado a la conclusión de que es necesario invertir «recursos y esfuerzos» para repensar y reforzar Unidas Podemos, «acometer cambios» y «construir organización», más allá de la confluencia electoral. Asimismo, avisan de que para ello hace falta «mucho más que una buena gestión gubernamental».

Fortaleza territorial para un proyecto útil

«Nuestro proyecto político necesita fortaleza organizativa,implantación territorial y vínculos sociales para que sea un proyecto realmente útil», defiende el órgano ejecutivo de dirección de Izquierda Unida en un comunicado, en el que recoge las conclusiones del debate que mantuvo la cúpula de IU a lo largo de toda la tarde de este lunes. De momento, sus socios de Podemos no han llevado a cabo esta tarea.

Los principales dirigentes de IU reconocen en su informe que el espacio de Unidas Podemos está «mermando» desde el 2016, como ya se demostró en las últimas elecciones generales del 2019 y también en las autonómicas de hace un año. «Más allá de las importantes particularidades de esta doble jornada electoral, necesitamos acometer los cambios que estimemos oportunos desde la reflexión colectiva para avanzar hacia un espacio más útil para la mayoría social», reclaman.

«Las elecciones vascas y gallegas nos han mostrado con mayor crudeza la principal enseñanza de las elecciones autonómicas del 26 de mayo del 2019: es imprescindible la inversión de recursos y esfuerzos para construir organización a lo largo y ancho de un país con la complejidad territorial del nuestro», enfatizan más adelante.

La dirección de IU señala que las elecciones del pasado domingo se han producido en un «momento político excepcional», marcado por la crisis de la covid-19. Asimismo, reconoce que, «en este contexto de cansancio respecto a la política estatal, se ha producido un repliegue en torno a opciones nacionalistas/regionalistas que han sido capaces de ofrecer certezas y garantías desde el apego territorial». «Esto nos obliga a repensar las debilidades de nuestro proyecto federal», admiten.

Evitar la «pequeña política»

Para ello, creen imprescindible reforzar Unidas Podemos, a nivel organizativo y en los territorios, mediante la inversión de recursos y, en este sentido, emplazan «al conjunto de organizaciones compañeras» que conforman el espacio acometer esa tarea. «Ponemos a disposición nuestro capital organizativo y territorial», añaden. A su juicio, el objetivo debe ser consolidar «espacios democráticos con dinámicas y mecanismos de participación que eviten las inercias de la pequeña política y protejan la diversidad inherente de la izquierda».

En este punto, reclaman más «fraternidad y la cooperación» y avisan de que «las imágenes de división y enfrentamiento interno» que les han acompañado en los últimos años «restan credibilidad» a su proyecto político «y son un lastre para la necesaria reconfiguración del espacio de Unidas Podemos».

«Como comprobamos en el ciclo electoral del 2019 con varios intentos a nivel estatal, las divisiones son penalizadas por la ciudadanía progresista y no representan una alternativa. La unidad es necesaria especialmente en momentos difíciles en los que afrontamos, entre otras amenazas, el embate reaccionario», defienden, al tiempo que avisan de que «sería errónea cualquier propuesta que consistiera en un repliegue identitario con tentación partidista.

Asimismo, aseguran que en este contexto, «el Gobierno de coalición juega un papel fundamental» y que es necesaria una profundización de su agenda transformadora para agilizar los cambios necesarios que demuestren que «es posible gobernar de otra manera».

Auge y caída de las mareas: de tocar el cielo en el 2015 a la irrelevancia

susana luaña
Exmiembros del BNG impulsores de las mareas: Xulio Ferreiro, Martiño Noriega, Xosé Manuel Beiras y Antón Sánchez
Exmiembros del BNG impulsores de las mareas: Xulio Ferreiro, Martiño Noriega, Xosé Manuel Beiras y Antón Sánchez

Las disputas internas acabaron con el proyecto que estuvo a punto de destruir el BNG

Los movimientos sociales del 15M, que renegaban de los viejos partidos y promovían la entrada de los ciudadanos de a pie en las instituciones; las diferencias de Beiras con la cúpula de la UPG, que lo animaban a abandonar la organización, y la mediación de Yolanda Díaz para que el veterano político nacionalista y un asesor suyo de Madrid, de nombre Pablo Iglesias, creasen una alianza electoral. Esos son los tres factores que provocaron en el 2015 el nacimiento de las mareas gallegas, un proyecto misceláneo, diverso y progresista que luego fue copiado en otras partes de España. Ese año, en las elecciones locales, las mareas municipales -en las que había militantes de Podemos, de Esquerda Unida, de los partidos escindidos del BNG y agrupaciones locales independientes- conquistaron alcaldías significativas de las ciudades gallegas -A Coruña, Santiago y Ferrol- y en el 2016, el partido instrumental En Marea, aunque no logró la presidencia de la Xunta, se hizo con el 20% de los votos gallegos y se colocó como primera fuerza de la oposición.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

IU achaca la derrota del 12J a las divisiones internas de Unidas Podemos