Una noche con dos ganadores

Feijoo iguala la marca de Fraga, y Pontón supera el récord de Beiras


Santiago / La Voz

Alberto Núñez Feijoo y Ana Pontón son, cada uno a su manera, los dos grandes ganadores de las elecciones autonómicas. El primero consigue algo que no está al alcance de casi nadie: la cuarta mayoría absoluta consecutiva, algo inédito en una España políticamente fragmentada; mientras la segunda pulveriza el resultado récord que el BNG logró con Xosé Manuel Beiras en 1997 y se convierte en líder de la oposición. El éxito de ambos se produce en unas elecciones atípicas, marcadas por el estado de ánimo sembrado por la pandemia del covid-19, a la que los gallegos respondieron con un ejemplo de madurez y con una alta participación. En el polo opuesto se sitúa el contundente revés que sufre el PSOE de Gonzalo Caballero, que en solo unos meses pasa de ser primera fuerza política en Galicia a tercera, y el hundimiento de las mareas y del proyecto patrocinado por el vicepresidente Pablo Iglesias y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Más PP

Feijoo no acusa desgaste tras 11 años de gobierno. Feijoo obtuvo su primera mayoría absoluta en el 2009, tras el estallido de la crisis económica, la amplió en el 2012 aplicando el mayor programa de recorte en el gasto de la historia de la Xunta y la revalidó en el 2016 prometiendo recuperación. Y ahora mejora su marca tras vivir una pandemia que tendrá efectos desastrosos en la economía y el conjunto de la sociedad. Es evidente que el líder del PPdeG no acusa desgaste político después de sumar 11 años y medio al frente de la Xunta manejando algunas de las situaciones más complejas que se han visto en la historia de la autonomía. Feijoo iguala las cuatro mayorías de Manuel Fraga, pero lo hace con 20 años menos.

La estrategia

La línea de Pablo Casado era la equivocada. La irrupción de Vox arrastró al PP de Casado hacia posiciones derechistas, cediendo la zona templada del centro a quien quisiera ocuparla. Feijoo se desmarcó de esta línea y la enmendó en público. Al extremismo de Vox lo combatió para achicarle el espacio en Galicia. A Ciudadanos le abrió la puerta, pero sin entregarle las llaves de casa, y también los desactivó. La vía Feijoo obtuvo una nueva mayoría en las urnas, mientras que la de Casado -que no puede colgarse el galón de haber ganado alguna elección- se testó en el País Vasco con la defenestración de un candidato para imponer una lista conjunta PP+Cs que obtuvo cuatro escaños menos.

El BNG

La renovación de Pontón pulveriza la marca de Beiras. El BNG firmó anoche el mejor resultado electoral desde su fundación en 1982, superando los 18 diputados de Beiras de 1997. Parecía algo impensable en el 2016, cuando Ana Pontón se puso al frente de una organización muy mermada y con riesgo de desaparecer frente al impulso de las mareas. Pontón pidió que le soltaran cuerda para hacer una renovación generacional y actualizar el discurso del partido para no mostrarse a la sociedad con el ceño fruncido. El independentismo dio paso al pragmatismo de un autogobierno fuerte, y eso unido a que el BNG siempre hizo lo que se esperaba que hiciera, que es defender a Galicia, permitieron este nuevo sorpasso al PSOE.

El PSOE

De la victoria a la insignificancia en solo unos meses. Gonzalo Caballero puede añadir una cosa más a lo que lo equipara a su tío, el alcalde de Vigo, Abel Caballero: ambos fueron los únicos socialistas en ser sobrepasados por el BNG siendo candidatos a la Xunta. En 1997, el sorpasso al PSdeG tuvo lugar con el PP de Aznar gobernando en Madrid, pero lo llamativo ahora es que se produzca después de que el PSdeG ganara, hace solo unos meses, dos elecciones consecutivas en Galicia, superando al PP, y tras volcarse con él todo el Gobierno central. Desembarcaron tantos ministros en la campaña gallega que Caballero pudo permitirse el lujo de no aparecer junto al de Agricultura, Luis Planas, en el acto organizado por Unións Agrarias en Silleda. El PSOE paga el precio de haber vendido la piel del oso antes de cazarla, de plantear una campaña desastrosa y no hacer listas electorales de integración. Eso en el PSdeG nunca se perdona.

Las mareas pasan de ser segunda fuerza política a la más absoluta irrelevancia

El espacio político del rupturismo, el representado por las mareas, Esquerda Unida, Podemos y Anova, es el principal derrotado del 12J. La coalición Galicia en Común, heredera de En Marea y antes de AGE, pasó de ser la segunda fuerza del Parlamento gallego, con Luís Villares liderando la oposición desde el 2016, a quedar ahora en la más absoluta irrelevancia. Obtienen más de 50.000 votos, pero se quedaron por debajo del 5 % que se requiere para acceder al reparto de escaños. El espacio político armado con el apoyo de Beiras en el 2012, y heredado a partir del 2016 por el tándem formado por Pablo Iglesias y Yolanda Díaz, quiso en su día derrotar al BNG -y lo superaron-, pero ahora son ellos los vencidos. Tanto la marca A, Galicia en Común, como la marca B, Marea Galeguista, se quedan sin representación. Las autonómicas solo confirman lo que el año pasado ocurrió en las municipales, cuando las mareas fueron expulsadas de las alcaldías de A Coruña, Santiago y Ferrol.

Las otras derechas

Galicia sigue blindada para Ciudadanos y Vox. Estas no eran las elecciones para Ciudadanos ni para Vox, que se quedaron a mucha distancia del 5 % de los votos para tener diputados. Aun así, la candidata del partido naranja, Beatriz Pino, demostró ser más desenvuelta que su predecesora del 2016, Cristina Losada, y Vox, que era la fuerza que más inquietaba, no encontró su sitio, su discurso ni un candidato que peleara de verdad por la Xunta.

Feijoo encadena su cuarta mayoría y Galicia vuelve al tripartidismo con un BNG reforzado

pablo gonzález

El PSOE se queda en su suelo con 15 escaños y el espacio liderado por Podemos desaparece

Alberto Núñez Feijoo consiguió igualar el registro de mayorías absolutas del patriarca político del PPdeG, Manuel Fraga, al lograr encadenar la cuarta victoria pudiendo superar en uno los 41 diputados que logró en el 2016 aunque, con el 99,8 % escrutado, ese escaño de Pontevedra está en disputa con el PSOE por una diferencia muy estrecha que se dilucida en las mesas electorales de Sanxenxo y que podría saldarse definitivamente a favor de los populares con el recuento del voto emigrante. El PPdeG renovó su mayoría en un contexto político más complejo y disgregado, con la práctica desaparición de estas mayorías del escenario político español, y en medio de una gran incertidumbre por la pandemia y el brote de A Mariña, que centró la segunda mitad de la campaña.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
31 votos
Comentarios

Una noche con dos ganadores