Los mapas del 12J: del impulso del BNG al colapso de las mareas

Los nacionalistas mejoran sus resultados en 312 concellos, mientras que Galicia en Común naufraga en todos los municipios

La noche del domingo tuvo dos ganadores: uno por atar su cuarta mayoría absoluta consecutiva y otro por remontar 15 años perdiendo votos hasta triplicar su representación en el Parlamento. El PPdeG revalida esa victoria asegurando los resultados que tuvo hace cuatro años. Prácticamente repite porcentaje de votos en 216 ayuntamientos y solo crece por encima de los diez puntos en tres. El BNG se aupó como segunda fuerza mejorando en todos los concellos salvo en uno, Boimorto.

El sorpasso de los nacionalistas se cimenta en casi todo el territorio, tanto en zonas urbanas como rurales. El mayor incremento lo tiene en Verea, un concello ourensano que no llega a los mil habitantes y que desde el año pasado, tras quince del PP, gobierna el Bloque. Allí creció en 36 puntos. Los sufragios se dispararon también en A Mariña, donde consigue ser segunda fuerza en todos los ayuntamientos salvo Ourol y Alfoz. En las siete ciudades suman entre 12 y 18 puntos más, superando el 28 y el 27 % de las papeletas en Santiago y Pontevedra, respectivamente.

El PPdeG apenas tuvo sobresaltos a lo largo de la noche. Mantiene el mismo porcentaje de votos en la mayoría de concellos y, cuando pierde apoyos, solo lo hace por encima del 10 % en seis. Donde más baja es en Verea (23,6 puntos) y Verín (11,3 puntos menos), a pesar de mantenerse como primera fuerza en un municipio bajo lupa tras las protestas contra el cierre del paritorio. La ciudad con mejor evolución para la candidatura de Núñez Feijoo es Lugo, donde logra cuatro puntos más y aglutina el 50,4 % de las papeletas. La hegemonía de los populares en casi todo el territorio les lleva a marcar diferencias de hasta 80 puntos con la segunda fuerza en concellos como Beariz.

Hay 151 ayuntamientos en los que el PSdeG perdió apoyos. En Piñor fue donde más lo hizo, bajando en más de 15 puntos. Los socialistas fueron cuartos en el municipio carballiñés, donde fue segunda fuerza Espazo Común, la candidatura impulsada por el exalcalde de la capital comarcal y exsecretario general del PSdeG, Pachi Vázquez. Algunas de las bajadas más acusadas se dan en alcaldías históricas como Cerceda y As Pontes.

Solo O Vicedo resistió al retroceso socialista en toda la comarca de A Mariña, foco de las elecciones gallegas por la situación de Alcoa y el brote de coronavirus. En Trabada sufrió su segunda mayor caída. Hay otros 161 municipios en los que sí mejoró los resultados de hace cuatro años. Lo hizo, sin embargo, con escasas rentas que, en la mayoría de los casos, no alcanzaron los cinco puntos de aumento.

La debacle de Galicia en Común se refleja en todos los municipios. La menor bajada respecto al 2016 se observa en Avión, y eso porque pasó de contar con el 3 % de los votos a estar por debajo de 1. En Vilar de Santos, el único concello donde había ganado hace cuatro años, perdió la mitad de los apoyos. Las mayores fugas de votos se dan en las ciudades y sus áreas metropolitanas.

En 285 ayuntamientos bajó la participación, incrementándose en más de 12 puntos la abstención en O Valadouro, Parada de Sil y O Bolo. En San Cristovo de Cea se mantuvo exactamente igual, mientras que en otros 26 ayuntamientos se registró una mayor participación. En Verea hubo un 7 % más de vecinos yendo al colegio electoral y, en Castrelo de Miño, un 4,7 %.

Oleiros, un concello comunista con un 50% de votos a Feijoo

d. v.
Monumento en memoria del Che Guevara, en Oleiros
Monumento en memoria del Che Guevara, en Oleiros

El alcalde, Ángel García Seoane, lleva en la alcaldía desde 1985 con una marcada política beligerante con otras Administraciones

Oleiros se define siempre como un concello singular y presume de gigantesca estatua de Che Guevara como uno de los símbolos de un municipio cuyo alcalde, Ángel García Seoane, siempre ha presumido de su apoyo al castrismo cubano. Su formación, Alternativa dos Veciños, lleva en la alcaldía desde 1985 y lo hace con una marcada política beligerante con otras Administraciones (tanto del Estado, como la Xunta e incluso con municipios del entorno) al mismo tiempo que encabeza los primeros puestos de renta per cápita por habitante.

El concello con más habitantes de los que rodean A Coruña es un claro ejemplo de que extrapolar los votos de unas elecciones a otras no es una buena práctica. En las municipales de mayo del 2019, hace poco más de un año, el PP se convertía en segunda fuerza con 3.129 votos. Sin embargo, el domingo, los oleirenses apostaron por los populares mayoritariamente (50,01% de los votos) y las papeletas del equipo de Núñez Feijoo fueron 8.563, 473 más que en las anteriores autonómicas.

Seguir leyendo

Votación
38 votos
Comentarios

Los mapas del 12J: del impulso del BNG al colapso de las mareas