Las anécdotas del 12J: desde votar con cien años a la intervención de la Guardia Civil en Culleredo

La jornada ha transcurrido con normalidad en tierras gallegas. La Guardia Civil ha tenido que intervenir en un colegio del concello coruñés de Culleredo y Vox ha denunciado «agresiones y acosos» tanto en Galicia como en Euskadi


Redacción / La Voz

Votar no tiene edad. En una jornada electoral tranquila a lo largo y ancho de toda Galicia, siempre hay historias que merecen ser contadas. A pesar de la peculiaridad de este 12J, sus años no fueron impedimento para dos vecinos centenarios de Valga que no quisieron pasar por alto su derecho de acudir a depositar su voto.

La persona de mayor edad del municipio arousano, María Bouzas Senín, con 104 años, no quiso faltar a la cita en la mesa de Igrexa, en la parroquia de Setecoros.

Hipólito Cerqueiras Pardal, por su parte, cumplió cien años hace apenas una semana y ya entonces se mostraba decidido a ejercer su derecho. Así que tampoco él se quedó en casa. Lo acompañaron en coche hasta la escuela de Vilarello, en Cordeiro, donde el presidente de su mesa le aproximó la urna al coche para facilitar que depositase la papeleta.

Mientras, en la localidad ourensana de Xinzo de Limia, la Policía Local tuvo que localizar al segundo sustituto de los vocales de una mesa para poder constituirla. Cuando se procedió a la toma de posesión de los miembros de una de las mesas de las autonómicas ubicadas de la Casa da Cultura de Xinzo, se constató que no se había presentado uno de los vocales.

Ante esta circunstancia, se procedió a localizar al primero de los suplentes que, como se pudo comprobar, no tenía que comparecer en la mesa porque había presentado una alegación y se le había concedido autorización para no asistir como primer sustituto del vocal. Así las cosas, desde la Policía Local de Xinzo de Limia se contactó telefónicamente con el segundo sustituto para que se personase en la mesa correspondiente, como así lo que hizo, y al final pudo quedar constituida la misma.

En Monforte, la única incidencia registrada se debió a la presencia de varios apoderados de Vox en una mesa electoral situada en la avenida de Galicia, que excedían el número máximo de dos representantes por cada formación política. Los apoderados de otras formaciones y los miembros de la mesa electoral les requirieron que respetasen el tope establecido, por lo que varias personas salieron del colegio electoral.

Precisamente, el portavoz del Comité de Acción Política de Vox, Jorge Buxadé, ha denunciado actos de acoso y violencia contra los apoderados de la formación política tanto en los comicios de Galicia como del País Vasco.

Según informa Europa Press, Buxadé ha señalado que no ha sido una jornada «pacífica» y ha asegurado que apoderados del partido han sufrido «agresiones, actos de acosos» y señalamientos.

En este sentido, ha declarado que algunos de los seguidores de Vox han tenido que pedir «auxilio policial porque se les impide el libre movimiento». «La fiesta de la democracia ha sido violenta contra los apoderados de Vox», ha insistido. Buxadé ha explicado en una comparecencia que la formación denuncia los hechos «antes de que finalice el proceso electoral» y para «llamar la atención de los medios».

La mañana transcurrió con alguna que otra incidencia en la mesa electoral de O Burgo, en el concello coruñés de Culleredo, instalada en el edificio del Conservatorio. Los problemas surgieron a raíz de las discrepancias entre los apoderados de varios partidos con el presidente de la mesa a la hora de organizar las colas de los votantes en el exterior. De esta forma, los agentes de la Guardia Civil tuvieron que acudir «en varias ocasións», según los testigos. 

Primero fue a petición del presidente de la mesa y después de apoderados de partidos como el BNG. Finalmente, también se desplazó un voluntario de Protección Civil para poner fin a las diferencias y organizar los turnos y colas para entrar a votar. 

Los hermanos Patricia y Adrián Carro coincidieron, cada uno al lado de la mesa, en la coruñesa Casa del Agua
Los hermanos Patricia y Adrián Carro coincidieron, cada uno al lado de la mesa, en la coruñesa Casa del Agua

Los hermanos Patricia y Adrián Carro fueron los protagonistas de una anécdota familiar en la coruñesa Casa del Agua. Ella, de 20 años, era la primera vez que votaba de forma presencial. La casualidad hizo que su hermano, de 23, fuese el presidente de la mesa en la que depositó su voto.

En el municipio de A Pobra, el PP solicitó a la presidenta del colegio electoral del museo Valle-Inclán que tapase una de las cámaras de vigilancia al constatar que enfocaba hacia la cabina a la que accedían los votantes para coger las papeletas. Al lugar acudieron el secretario municipal y el alcalde, según indicó el portavoz del PP, Manuel Durán. Los populares solicitarán mañana por escrito en el Ayuntamiento que se les informe si la cámara estaba grabando y si alguien estaba visionando esas imágenes.

;
La votación más curiosa: mascarillas, geles y distancia El 12J ha transcurrido con calma en Galicia a pesar de lo inédito de la situación

Unas elecciones muy diferentes

Este 12J será sin duda un domingo electoral que quedará marcado en el recuerdo de los gallegos. Toca votar con mascarilla y sin contacto. En muchos colegios, los ciudadanos han esperado su turno con paciencia en largas colas. Dentro de los colegios, se hace necesario el uso del gel para mantener una escrupulosa higiene de manos. Cuando un elector se acerca a su urna correspondiente deposita su DNI en una bandeja puesta encima de la mesa, que el presidente mira sin contacto. Dice su nombre y los vocales ejercen su puesto con normalidad. Una vez verificada su identidad, el ciudadano deposita su papeleta con cuidado y se dirige a la puerta de salida, perfectamente señalizada por las flechas pegadas en el suelo y los carteles de las paredes.

Así se vota en Burela el 12J:  «Aquí vimos, é o que toca»

JOSÉ ALONSO
;
Vídeo de las elecciones en Burela, con colas para votar

La responsabilidad y el deseo de votar se impone a la preocupación por el covid-19 en los municipios afectados por el brote de A Mariña

«Hai que votar; é o que toca». Vestidas con la elegancia propia del domingo, impecablemente maquilladas, Amalia (73 años) y Elisa (78), se dirigen a uno de los dos pabellones de deportes de Burela, donde se han reubicado las diez mesas electorales del municipio, el epicentro del brote de covid-19 en A Mariña, este domingo con 140 casos positivos activos. Guardando una prudente distancia, ataviadas con la segunda piel de su mascarilla («Esto é o peor de todo. Levamos quince días con ela e asfíxiaste», dice Amalia), son el testimonio de la normalidad con la que se vota el 12J en la costa lucense.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Las anécdotas del 12J: desde votar con cien años a la intervención de la Guardia Civil en Culleredo