La campaña vasca: una ministra donostiarra y el alcalde de Madrid, entre socialistas y populares

González Laya arropa a Idoia Mendía en San Sebastián, y Martínez Almeida se da un paseo electoral por Bilbao

José Luis Martínez-Almeida y Teodoro García Egea, ayer en Bilbao
José Luis Martínez-Almeida y Teodoro García Egea, ayer en Bilbao

Redacción

Las campañas electorales son un buen medidor para conocer el valor que les dan los partidos a sus activos políticos. Y para los populares, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, está en alza. Ayer, el regidor madrileño se dejó ver por Bilbao para defender el voto a los «constitucionalistas», que representa la coalición entre el PP y Ciudadanos. Y Almeida llegó con la lección aprendida para reivindicar «la Constitución, el Estatuto y la foralidad». También repitió otra de las ideas fuerza del cabeza de lista de la coalición, Carlos Iturgaiz. «Que se acabe con el espejismo en el que el que no piensa como un nacionalista, como el PNV, no es un buen vasco».

Idoia Mendía, la candidata socialista, estuvo ayer en San Sebastián, una jornada que compartió con Arancha González Laya, la donostiarra ministra de Exteriores que se desplazó hasta su tierra para hablar de las lecciones poscovid-19. «Estamos aprendiendo que la salud de las personas tiene mucho que ver con la del planeta, y con la interdependencia entre unos y otros». Laya continuó su razonamiento para llegar a una conclusión más próxima a la política. «En el siglo XXI no se trata de perseguir sueños de independencia sino de gestionar bien nuestra interdependencia, hablando y trabajando con todos».

Bildu acusa de corrupto al PNV. Los ataques entre los diferentes partidos se habían jugado en otros terrenos, pero ayer Bildu sacó el comodín de la corrupción para asaltar el feudo del PNV y atraer votos de independentismo a su saco. Maddalen Iriarte, la candidata de EH planteó la dicotomía entre «la honestidad» y «la mentira». Es evidente a quien se refería con los calificativos. La candidata a lendakari se dirigió expresamente a Urkullu para recordarle que EH Bildu está al frente de más de 120 ayuntamientos y «no tiene a sus espaldas ni un solo caso de corrupción». «Cero casos, señor Urkullu, cero casos», se cansó de repetir en un acto en Bilbao en un intento de atacar una de las señas de identidad que el PNV ha intentado hacer suya. La de grandes gestores, fiables y ajenos a las prebendas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La campaña vasca: una ministra donostiarra y el alcalde de Madrid, entre socialistas y populares