Zapatero arropa a Caballero en un «ambiente de victoria» hacia las elecciones

El expresidente del Gobierno acompaña al candidato socialista en Arteixo, donde resaltó que ganar en Galicia «es más necesario que nunca»


Arteixo / La voz

Con una de las mascarillas rojas que se repartían a la entrada del recinto, un hombre gesticulaba con vehemencia a su mujer para que bajase de la acera a la pista de deporte donde Gonzalo Caballero arengaba a un público extraño, con el rostro tapado y respetando sentados la distancia de metro y medio. «¡Está Zapatero!», le insistía sin levantar la voz. Ella se negó a que la apuntasen con un termómetro láser a la frente y decidió seguir el mitin desde la calle. El estricto protocolo de seguridad en los actos de campaña durante la alerta sanitaria tiene cosas así: ni la presencia de José Luis Rodríguez Zapatero consiguió dejar la imagen de abarrote que habría conseguido en cualquier otro contexto.

El expresidente del Gobierno cerró un mitin celebrado en Arteixo donde todos los que le precedieron dedicaron su particular homenaje a la etapa del socialista en la Moncloa. Gonzalo Caballero insistió en las «conquistas sociales» logradas durante los dos mandatos de Zapatero, subrayando la aprobación del matrimonio igualitario que, justo esta semana, cumplía quince años en vigor. La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, rememoró cómo vivió el multitudinario encuentro en el Palacio de Deportes de la ciudad en el 2004, previo a la victoria socialista en las elecciones de marzo y días antes de los atentados del 11M. 

En aquella fatídica jornada reparó varias veces el exmandatario durante su discurso para condenar la actitud de los populares, a los que acusó de cuestionar los resultados electorales que le son adversos y, en aquella época, a alentar teorías de la conspiración sobre el atentado. Ese recuerdo le sirvió para reivindicar la mano tendida que, según el expresidente, ofrecen los socialistas durante las adversidades y reprochó de nuevo que el PP no hiciese lo mismo durante la crisis sanitaria.

En una intervención que inició señalando a Caballero como próximo presidente de la Xunta, Zapatero redirigió su discurso hacia Núñez Feijoo para sostener que «no merece el voto un partido que desea que las cosas vayan peor a España para que a él le vayan mejor». Pese al desangelado aspecto que dejaba la obligada distancia de seguridad entre los asistentes, el expresidente reconoció que comienza a percibirse en Galicia el mismo «ambiente de victoria» que sintió en las dos elecciones generales que venció el PSOE con él como candidato. «Esta es una victoria más necesaria que nunca en Galicia. Este momento supone una actitud de profunda responsabilidad. Ante una desgracia y una tragedia hay que sumar», proclamó Zapatero al término de su intervención.

Minutos antes, Caballero encendía ese ambiente llamando a la participación el 12 de julio con la advertencia de que Vox acabe entrando en el Parlamento. «Eu xa vin como tamén ocurriu en Andalucía, onde as enquisas non recollían a entrada da ultradereita e pasou o que pasou», resaltó el candidato socialista. «Que non sexa polo voso voto que quede o cambio sen facer en Galicia», animó Caballero, que volvió a insistir en la necesidad de una transformación «en clave progresista» en el próximo gobierno gallego. En el acto también participaron el presidente de la Deputación, Valentín González Formoso, y el concejal y tercer miembro de la lista del PSdeG por A Coruña, Martín Seco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Zapatero arropa a Caballero en un «ambiente de victoria» hacia las elecciones