Arrimadas, la favorita para tomar el timón de una nave tocada y a la deriva

Serán los militantes los que tengan que refrendar su candidatura


Madrid / La voz

Inés Arrimadas es la dirigente de Ciudadanos que tiene todas las papeletas para hacerse con la presidencia del partido tras la renuncia de Albert Rivera, pero tal y como aseguró este en su amarga comparecencia en la noche electoral, serán los militantes naranjas los que tendrán que refrendar su candidatura.

Los estatutos del partido recogen que con la dimisión del líder queda automáticamente disuelta la ejecutiva, y serán los 160 miembros del Consejo General los encargados de elegir a una gestora que lidere la transición hasta la celebración de dicho congreso, que no podrá celebrarse antes de cuatro meses, pero que tiene que tener una fecha en menos de dos semanas.

Resulta complicado pensar en alguien que se pueda atrever a a disputarle el liderazgo a Inés Arrimadas, que podría convertirse en la primera mujer candidata a la presidencia del Gobierno. A su favor juega que se trata de la líder más mediática y con mayor experiencia, aunque la oportunidad de tomar el timón de una nave tocada y que navega a la deriva le sorprende en medio de su embarazo.

El vicepresidente de Castilla y La Mancha, Francisco Igea, y el eurodiputado Luis Garicano representan al sector crítico nacido tras el cordón sanitario de Rivera al PSOE, pero no parece que puedan presentar batalla en la carrera de sucesión.

En las últimas horas, desde el entorno del vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, trasladaron que no descarta postularse para liderar el partido, aunque las mismas fuentes garantizaron que su decisión no será firma hasta que mantenga una conversación con la gran favorita, Inés Arrimadas.

El adiós de Albert Rivera, un camaleón político que falló en su último cambio de piel

La Voz
;
Rivera anuncia su dimisión después de 13 años soportando una fuerte presión independentista El exlíder de Ciudadanos no solo deja el partido, renuncia a su escaño y abandona la política.

El catalán cumplirá cuarenta años este viernes y lo hará fuera de la vida política, en la que entró en 2006 al frente de Ciudadanos

Ningún dirigente de Ciudadanos tenía en la cabeza en abril que este domingo pudiesen enfrentarse a una debacle de semejante magnitud que ni siquiera pronosticaban las encuestas más pesimistas. Pero ha ocurrido. Y, tras la noche más difícil para el partido naranja, Albert Rivera (Barcelona, 1979), que ha hundido a la formación naranja en la irrelevancia, confirma con hechos lo anunciado durante la campaña, cuando, ante los sondeos que anticipaban la debacle, ya sostuvo que no se atornillaría a su escaño. El catalán, que cumplirá cuarenta años este viernes, lo hará fuera de la vida política, en la que entró por azar en el 2006 al frente de Ciudadanos -al ser elegido por orden alfabético para su presidencia- y con un escaño en el Parlament de Cataluña. Hoy ha anunciado su adiós.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Arrimadas, la favorita para tomar el timón de una nave tocada y a la deriva