Se activa el calendario para buscar Gobierno

Si hay un acuerdo rápido, la sesión de investidura podría celebrarse a mediados de diciembre


Madrid / La Voz

El compromiso lanzado por Pedro Sánchez antes de las elecciones de que sería capaz de llegar a un acuerdo en 48 horas para desbloquear la situación política de España parece en este momento una quimera. Los resultados han conformado un Parlamento que, lejos de augurar un rápido desbloqueo, apuntan a unas complejas negociaciones políticas a muchas bandas antes de conseguir una mayoría para garantizar la investidura y, lo que es aún más difícil, para poder formar un Gobierno estable. Pero, al margen de los plazos que se tomen los partidos para pactar, la celebración de las elecciones abre ya un calendario con fechas tasadas para poner en marcha la constitución de las Cortes y el mecanismo de investidura. 

Toma de posesión de los escaños. Los diputados y senadores electos podrán empezar a acudir a las cámaras a partir del 18 de noviembre para, una vez cumplidos los trámites requeridos, adquirir la condición plena de parlamentarios. Tendrán que rellenar la declaración de bienes, hacerse la foto oficial y recibirán ya sus teléfonos móviles y sus tabletas digitales. 

3 de diciembre

Constitución de las Cortes. El propio decreto de convocatoria de las elecciones fijaba ya la fecha del 3 de diciembre para la constitución del Congreso y el Senado. Ese día se elegirán las mesas de ambas Cámaras y los presidentes de cada una de ellas. Por ello, dado que no hay mayoría absoluta en ninguna de las dos, antes de esas votaciones los partidos tendrán que haber negociado ya entre ellos para que los candidatos a presidir las Cortes dispongan de mayoría. Las alianzas serán ya un primer indicador de por dónde pueden ir luego los pactos de Gobierno. Esa misma jornada se fija la fecha de la apertura solemne de las Cortes. 

12 de diciembre

Grupos parlamentarios. Antes del 12 de diciembre los partidos tendrán que registrarse como grupos parlamentarios. Cada diputado será asignado a uno. Aquellos partidos que no logren un grupo propio serán asignados al Mixto. En ocasiones, fuerzas que no cumplen los requisitos mínimos para tener grupo reciben préstamos temporales de diputados de otros partidos para poder hacerlo. Tener grupo implica ventajas económicas, más medios y más oportunidades de poder presentar iniciativas. 

Consultas del rey

Más citas que nunca. Constituidos los grupos, la presidenta del Congreso se lo comunicará al rey para que, cuando lo considere, comience la ronda de consultas con los representantes de los partidos para designar un candidato a la investidura. Se estima que esa ronda se iniciará casi de inmediato, al contrario que tras las pasadas elecciones, cuando se demoró más de un mes debido a la celebración de las elecciones municipales, autonómicas y europeas el 25 de mayo. En esta ocasión, dadas la fragmentación del Parlamento y las confluencias de Unidas Podemos, el rey tendría que recibir hasta a 22 dirigentes políticos. 

Mediados de diciembre

Sesión de investidura Si el rey constata que tiene mayoría suficiente nombraría a un candidato y la votación se convocaría de inmediato, aunque como muy pronto podría ser el 16 de diciembre. Para fijar la fecha se tiene en cuanta la posibilidad de que los comicios tengan que repetirse, para que caigan en un domingo, dado que la primera votación fallida hacer correr el plazo por el que pasados dos meses sin que nadie sea investido se convocarían nuevas elecciones. 

Antes de navidad

Posible toma de posesión. Si el candidato, previsiblemente Pedro Sánchez, consigue la investidura en primera o segunda votación, los cálculos son que podría tomar posesión de su cargo en torno al 21 o 22 de diciembre, para designar inmediatamente a sus ministros que, en caso de que hubiera un Gobierno de coalición por primera vez en democracia, podrían pertenecer a diferentes partidos. La sesión solemne de apertura de la legislatura, a la que suele asistir el rey, se celebraría ya en enero. 

Primeros de abril

Nuevas elecciones en caso de fracaso. Si la investidura fracasara en sucesivas votaciones, dos meses después de la primera se disolverían las Cortes. Si esa primera votación fallida se consuma en diciembre, en febrero se convocarían unas nuevas elecciones, con lo que los nuevos comicios se celebrarían a primeros de abril. Eso implicaría que Sánchez estaría un año entero como presidente del Gobierno en funciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Se activa el calendario para buscar Gobierno