Sánchez necesitará el apoyo de media docena de fuerzas

La fragmentación del Parlamento complica los equilibrios que el líder socialista tendrá que hacer a corto plazo


La cocina del PSOE tiene desde este lunes un nuevo trabajo: elaborar una receta para conformar Gobierno incluyendo a los nuevos ingredientes, léase partidos, que conforman el hemiciclo.

La Carrera de San Jerónimo ofrecerá el mosaico más complejo de la democracia. Hasta 17 partidos diferentes, sin contar las siglas de las coaliciones que concurrieron a las urnas, estarán en el menú de productos disponibles para que los chefs Iván Redondo y José Luis Ábalos puedan redondear las alianzas que den forma a un Gobierno lo más estable posible.

LOS VETOS CRUZADOS

Vox concita el mayor rechazo. En principio, Pedro Sánchez volvió a lanzar desde la improvisada pasarela de Ferraz su petición de desbloqueo: que los demás le apoyen sin ceder en nada de lo importante para el PSOE. El líder socialista insiste en un Gobierno en solitario, pero sus militantes le recordaron al líder que «con Iglesias, sí», a pesar de las numerosas descalificaciones con las que Sánchez se dirigió al líder de Unidas Podemos tanto desde la tribuna del Congreso como en sus numerosas intervenciones públicas de los últimos meses.

Los negociadores socialistas tendrán que pactar no solo con UP, sino que habrán de dirigirse a algunos de los partidos independentistas para lograr, si no su apoyo, al menos una abstención táctica que permita sacar adelante la investidura en una segunda votación tras el fracaso del plebiscito planteado por Pedro Sánchez con la repetición electoral.

El candidato del PSOE excluyó de esas conversaciones a Vox y tampoco tendrá fácil pactar con un PP al que el crecimiento del partido de Abascal obligará a aplicar políticas más extremas para evitar darle un flanco por el que se le puedan escapar votos

LOS INDEPENDENTISTAS

El pacto más temido. El peor de los escenarios para Pedro Sánchez es tener que depender en algún momento de los apoyos de partidos que generan un importante rechazo en España. Quim Torra, de Junts, lanzó su particular reto al socialista el mismo domingo por la noche al insistirle en negociar un referendo a cambio del respaldo de sus ocho diputados en Madrid. Tampoco figura entre las preferencias del PSOE el respaldo de Bildu, otro partido que rechaza el orden constitucional y que también ha experimentado un importante crecimiento en estos comicios.

A cambio, los socialistas podrán encontrar algunas manos amigas en formaciones como el BNG, Teruel Existe o el ya tradicional respaldo del Partido Regionalista Cántabro de Miguel Ángel Revilla, que fue el único al que consiguió convencer en las dos sesiones de investidura de julio y septiembre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sánchez necesitará el apoyo de media docena de fuerzas