Solo Casado e Iglesias pisarán territorio gallego en campaña

Los líderes del PSOE y del PP son los que completarán más kilómetros a lo largo de una semana decisiva

Pablo Casado y Pablo Iglesias serán los dos únicos candidatos a la presidencia del Gobierno que cruzarán Os Ancares durante la campaña. El líder del PP pedirá el voto este sábado desde el mismísimo corazón de Galicia, en Lalín, en donde los populares ultiman un multitudinario magosto en el que estará arropado por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo.

Por su parte, el secretario general de Podemos estará este domingo en A Coruña para defender los escaños de Yolanda Díaz y Antonio Gómez-Reino, que volverán a aparecer en lo más alto de las papeletas que Galicia en Común presenta por Pontevedra y A Coruña, respectivamente. Fuentes de la coalición gallega admiten que obtener representación en Lugo y Ourense es poco menos que imposible, pero sin embargo apuntan a la oportunidad de acabar rascando una segunda acta en Pontevedra, lo que significaría el regreso de Ángela Rodríguez a la carrera de San Jerónimo.

Del resto de los candidatos, ni rastro en Galicia durante la campaña; si bien es cierto que alguno de ellos visitó recientemente el noroeste peninsular. El presidente del Gobierno en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, estuvo este pasado domingo en la ciudad herculina junto al secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, pidiendo apoyo para renovar en la Moncloa. El presidente de Vox, Santiago Abascal, lo hizo tan solo dos días antes desde el auditorio Mar de Vigo. Y la gran novedad para este proceso electoral respecto al 28A, Íñigo Errejón, que se presenta al frente de Más País, también lanzó el pasado fin de semana sus redes en el caladero gallego.

El que hace tiempo que no acude a Galicia es el candidato de Ciudadanos, Albert Rivera. Según los trabajos demoscópicos elaborados por Sondaxe para La Voz, los naranjas corren el serio riesgo de perder los dos representantes que obtuvieron en la pasada legislatura.

Más allá del enfoque gallego, la campaña de este 10 de noviembre es extraña. Por un lado, porque al tratarse de una repetición electoral, técnicamente tan solo comprende de una semana de duración, desde la pegada de carteles de ayer hasta el sábado destinado a la reflexión, lo que obliga a los candidatos a afinar muy bien sus destinos y a una buena paliza de carretera y aeropuertos. Sin embargo, por otra parte, con las cuartas elecciones generales en cuatro años, la sensación en la ciudadanía es que vive inmersa en una campaña eterna en la que cada vez cuesta más e importa menos diferenciar entre la campaña y la precampaña.

Además, conviene no perder de vista que el lunes 4 se celebra el debate en televisión, en el que todos los líderes tienen puestas grandes expectativas, lo que ha motivado que alguno, como Rivera, libere su agenda todo el fin de semana para prepararlo a conciencia.

El misterio de Iglesias

Los dos líderes que harán más kilómetros y que abarcarán más territorio en estos siete días son Sánchez y Casado. Ambos combinarán grandes mítines en plazas importantes con paseos y actos en los que buscarán la cercanía con el ciudadano. También buscarán un equilibrio entre las circunscripciones más pobladas y las provincias que reparten menos escaños, pero en donde muchos creen que puede estar la clave de la noche electoral, ya que los restos pueden bailar de forma considerable respecto a siete meses atrás.

Por su parte, Albert Rivera e Íñigo Errejón coinciden en su gran apuesta por Madrid, Andalucía, Barcelona y la costa mediterránea, con especial predilección por intentar atraer al votante urbano, en donde cuentan con sus graneros más importantes. Iglesias solo ha desvelado sus movimientos hasta este lunes, por lo que su agenda de la próxima semana sigue siendo un misterio a estas alturas.

Junto con la desaceleración económica, admitida ya incluso por el Gobierno, otro de los grandes caballos de batalla de esta campaña será, una vez más, el desafío secesionista. Los seis grandes líderes acudirán a Barcelona para presentarse como los únicos capaces de resolver el embrollo; cada uno, a su manera.

Los líderes cambian de formas y de discurso

Gonzalo BAreño

La experiencia de la anterior campaña y el resultado del 28A modifican la estrategia y el perfil personal de todos los candidatos

Nuevas elecciones, nuevas estrategias. Los líderes políticos afrontan desde este viernes una campaña muy distinta a la anterior, no solo porque durará solo una semana, sino también por los importantes cambios en sus programas, su discursos y hasta en sus formas. El bloqueo político que impidió la formación de Gobierno y el detallado estudio de las encuestas y los trasvases de voto que se produjeron en esas elecciones condicionan en gran medida esos cambios estratégicos.

PEDRO SáNCHEZ

Giro moderado para ganar el centro. El líder del PSOE afrontó la pasada campaña bajo el lema «Haz que pase». Esgrimió un discurso claramente de izquierdas con cambios profundos en materia fiscal que no había podido consumar en sus fallidos Presupuestos y una posición conciliadora con el independentismo catalán, que incluía un nuevo encaje de Cataluña en España. En lo que afecta a la comunicación, limitó al máximo su contacto con la prensa para reforzar la imagen presidencial. Ahora, bajo el lema «Ahora sí», se presenta como un líder moderado con la intención de ganar el voto centrista y ataca el radicalismo de Unidas Podemos. Del diálogo ha pasado a un choque frontal con el independentismo y ha abandonado incluso el discurso federalista, que quiso erradicar del programa. Y tampoco pone ya el acento en la subida de impuestos. Al contrario que en abril, multiplica su presencia en los medios casi con una entrevista diaria.

Seguir leyendo

Votación
1 votos
Comentarios

Solo Casado e Iglesias pisarán territorio gallego en campaña