Ciudadanos, ante la encrucijada de reeditar pactos a la andaluza con el PP y el apoyo de Vox o abrirse al PSOE

La formación naranja reúne a su ejecutiva nacional para fijar los criterios que orientarán las negociaciones para constituir los gobiernos autonómicos y locales. El número uno en Europa, Luis Garicano, se descuelga de la línea oficial y avala apoyar a Colau en Barcelona


Redacción

Ciudadanos celebra este lunes una ejecutiva nacional decisiva. En ella, Albert Rivera y el número dos del partido, José Manuel Villegas, expondrán los criterios generales que orientarán a la formación en las negociaciones para constituir los gobiernos autonómicos y locales que comienzan de manera formal esta semana. Una decisión trascendental de la que están no solo pendientes las diferentes sensibilidades que coexisten en Cs, sino también, las distintas formaciones, y en concreto, el PP. Y es que los populares no podrán conservar su poder territorial sin el acuerdo con Ciudadanos. De lograr ese pacto en comunidades como Madrid, Castilla y Léon y Murcia, Casado vería afianzado, además, su liderazgo interno.

La cúpula naranja afronta hoy este debate de calado que bascula, como recuerda Colpisa, entre expandir la vía andaluza -coalición con los populares y el apoyo externo de Vox- a otros territorios o analizar caso a caso y abrirse a negociar también con el PSOE. Es decir, seguir peleando por el liderazgo en la derecha o volver a sus orígenes, el de ser un partido bisagra capaz de hacer posibles pactos transversales que garantizaran la gobernabilidad sin nacionalismos o populismos.

Hasta momento, la dirección de los liberales ha mostrado su inclinación por dialogar con el PP y sentarse con Vox únicamente para informarle de los acuerdos sellados con el partido de Casado. «Nuestro socio preferente va a ser el PP, nuestra idea es que no haya tripartitos», destacó Villegas esta semana. Pero los de Abascal exigen, al menos, poder entrar en la negociación. Esa es su única línea roja, aunque en algunos casos, como el de la Comunidad de Madrid, vayan a plantear formar parte de los gobiernos.

Sin embargo, es precisamente, la necesidad de entenderse con el partido de Santiago Abascal (los votos de Vox son necesarios para que la derecha gobierne en la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital, en la Región de Murcia y Aragón, aunque en este último caso es el PAR el que marca distancias) lo que despierta recelos entre algunos integrantes de Ciudadanos, que temen que el partido continúe perdiendo el espacio del centro. 

De hecho, ayer el candidato de Ciudadanos al Parlamento Europeo Luis Garicano, uno de los más críticos con la posibilidad de tender puentes con el partido de Santiago Abascal, se descolgó de la línea oficial y respaldó la «vía Manuel Valls» en Barcelona.

«¿Se puede votar a una opción mala? ¿Se puede votar a Colau aunque a uno le parezca malísima alcaldesa? Claro que se puede, si es para evitar un resultado aún peor, quizás catastrófico: que los independentistas instrumentalicen y destrocen Barcelona», publicó este domingo en Twitter.

La oferta de Valls, el candidato impulsado por Ciudadanos en la capital catalana, se sustanció el miércoles con el objetivo de desactivar la lista de Ernest Maragall, de Esquerra, la más votada, en el Ayuntamiento. Ofreció un apoyo gratis a Colau, sin contraprestaciones, sin embargo, no satisfizo a la dirección nacional del partido. Fuentes oficiales se apresuraron a dejar claro, como recuerda Colpisa, que, en caso de tener que frenar la opción de un alcalde secesionista, negociarían «con un candidato que no sea ni independentista ni populista». Es decir, no con Colau, sino con el socialista Jaume Collboni. 

Mientras tanto, en la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid, el candidato de Ciudadanos Ignacio Aguado cerró ayer la puerta al dirigente socialista, Angel Gabilondo, y también a Manuela Carmena en el consistorio. La alcaldesa en funciones había propuesto a la formación naranja la «vía Valls» para frenar a la «extrema derecha» en la ciudad.

El PP quiere iniciar ya una ronda de contactos con Cs y Vox para hablar de pactos

La Voz

En el caso de que haya acuerdo para sentarse en la misma mesa, los populares se reunirán por separado con los representantes de los otros dos partidos

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha anunciado que este lunes tiene previsto llamar formalmente a Ciudadanos y a Vox para emplazarles a participar en una mesa «a tres» en la que hablar de posibles pactos en los distintos territorios tras las elecciones del 26 de mayo.

En una entrevista en Antena 3, ha explicado que esa reunión será convocada para «mañana o pasado» por los distintos comités de gobernabilidad del partido, tanto a nivel nacional como en las autonomías, para iniciar de manera «formal» las negociaciones «entre los tres», tras los contactos informales de la semana pasada.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ciudadanos, ante la encrucijada de reeditar pactos a la andaluza con el PP y el apoyo de Vox o abrirse al PSOE