La cúpula de Ciudadanos, clave ahora para mantener a Baltar, exigió su dimisión hace 3 años

El partido naranja sigue sin aclarar si facilitará su continuidad al frente de la Diputación de Ourense


Ourense

El próximo día 7 de junio se ha convocado una manifestación en Ourense para reclamar un acuerdo de PSOE, DO, BNG y Ciudadanos que permita desalojar al popular José Manuel Baltar de la presidencia de la Diputación. Los tres primeros parecen estar por la labor, pero el partido naranja está alargando la incertidumbre al respecto. El pasado lunes la formación de Albert Rivera creó un comité para estudiar los pactos caso por caso en toda España, pero desde la sede central explicaron ayer a La Voz de Galicia que aún no hay una decisión tomada en relación con Ourense.

«Si Ciudadanos siguiese siendo Ciudadanos, la respuesta habría estado clara desde hace días. Si existe la oportunidad de evitar cuatro años más con Baltar como presidente, el partido la apoyaría sí o sí. Llevábamos cuatro años diciéndolo, pero el Ciudadanos de ahora en Ourense no tiene nada que ver con el Ciudadanos de hace cuatro meses», explica Alberto Rodríguez, que fue coordinador local del partido. Dimitió y abandonó la militancia el pasado mes de febrero en protesta por el fichaje de José Araújo, exportavoz del gobierno municipal del PP y ahora concejal electo de Ciudadanos. «A partir de ese momento, lo que siempre defendimos, la regeneración democrática, murió», dice Rodríguez, que en su día alertó de que la incorporación de Araújo podría ser una estrategia para «proteger» a Baltar.

Lo cierto es que el partido naranja siempre ha tratado de presentarse como un abanderado de esa regeneración. El pacto entre Albert Rivera y Mariano Rajoy para la investidura de este último en el año 2016 preveía que el PP tendría que hacer dimitir a todos los cargos investigados. Ciudadanos llegó a incluir al presidente ourensano en una lista negra de dirigentes a los que exigía su dimisión. «La nueva política no puede hacer lo mismo que la vieja política. Por ello, en este momento clave para España hay que mojarse», decía entonces Albert Rivera.

A falta de que el comité creado para decidir sobre los pactos en toda España aclare sus directrices para Ourense, los miembros del partido en la provincia tienen opiniones dispares. Montse Lama, exdiputada provincial del PP, se ha ofrecido para serlo ahora de Ciudadanos. Cuando dejó la formación popular lo hizo con duras críticas hacia José Manuel Baltar. «Ha preferido proteger a un inhabilitado antes que a mí», decía Lama sobre el apoyo del presidente al exalcalde de Xinzo, Antonio Pérez, condenado por contrataciones irregulares de personal. Según explica, ahora sigue pensando lo mismo y, aunque no quiere darlo por hecho porque es una decisión que no depende solo de ella, se muestra favorable a buscar un acuerdo que deje a Baltar sin la presidencia. «Ourense necesita cambiar», dice.

Más cauto se ha manifestado en relación con este asunto José Araújo. Durante la campaña se mostró favorable a un cambio también en la Diputación, pero ahora el candidato de Ciudadanos a la alcaldía -ya concejal electo- evita dar su opinión personal porque le parece «inapropiado». Su número dos en la lista electoral, Laureano Bermejo, que también salió elegido el pasado domingo, tendrá un papel fundamental porque es secretario de organización de Ciudadanos a nivel autonómico. Él sí abrió la puerta a un acuerdo con el actual presidente. «En principio no descartamos nada. Lo que vamos a hacer por lo pronto es pedir que pongan sobre la mesa lo que tengan pensado para la provincia», dijo Bermejo.

«Esa es una declaración total de intenciones», dice Alberto Rodríguez, el excoordinador local de Ciudadanos, que está convencido de que su antiguo partido facilitará cuatro años más de gobierno de Baltar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

La cúpula de Ciudadanos, clave ahora para mantener a Baltar, exigió su dimisión hace 3 años