El BNG facilitará las alcaldías del PSOE, pero solo cogobernará donde tenga peso

Los nacionalistas, que reúnen hoy a su ejecutiva para abordar las alianzas, sí prevén formar parte de los gobiernos provinciales

Ana Pontón, con Ana Miranda, tras conocer los resultados de las municipales y europeas
Ana Pontón, con Ana Miranda, tras conocer los resultados de las municipales y europeas

santiago / la voz

El próximo sábado día 15 de junio se constituirán las corporaciones municipales. Y el Bloque Nacionalista Galego (BNG) ya tiene perfilado, a grandes rasgos, cuál será su hoja de ruta en las negociaciones que se producirán los próximos días. Una estrategia que centrará la reunión de su ejecutiva hoy en Santiago.

Su tesis de partida es facilitar la elección de los alcaldes del PSOE y la gobernabilidad de esos ayuntamientos. Pero, por norma general, solo entrará en los gobiernos locales cuando el peso de su número de concejales sea relevante. Esto es, en aquellos casos en los que pudiese visibilizar su gestión y no convertirse en una mera muleta del regidor socialista para quedar finalmente fagocitados y sin perspectivas de mejorar electoralmente para un futuro mandato. Algo que, según el Bloque, ya ha sucedido en otras ocasiones, sobre todo después de la experiencia de las alianzas de 1999 y los malos resultados cosechados cuatro años después, en las municipales del 2003.

Este principio general aclara el panorama del Concello de Lugo, donde ha logrado cinco ediles, un Ayuntamiento en el que, casi con toda seguridad, entrará en el gobierno local. Caso distinto parece el de A Coruña, donde ha logrado dos ediles. Facilitará la elección de la alcaldesa del PSOE, pero seguramente sin ser parte del ejecutivo local y del reparto de concejalías. En Ferrol, la dirección local frentista (también con dos concejales) es partidaria de entrar a la junta de gobierno de Ángel Mato.

En el caso compostelano, en las previsiones iniciales sí estaba entrar en el gobierno, porque en sus cálculos esperaban lograr los tres puestos. Pero se quedaron a las puertas del tercero. Esos tres, sumados a los diez de Sánchez Bugallo, habrían dado la mayoría absoluta y abierto un panorama de estabilidad, en el que el BNG podría rentabilizar la acción de gobierno. Sin embargo, al quedarse con dos, han aparecido las dudas. Básicamente, porque el Bloque tampoco formó parte de los ejecutivos de Compostela Aberta y de Marea Atlántica en circunstancias similares.

Por el contrario, también es cierto que el socialista Bugallo, en sus 13 años como regidor entre 1998 y el 2011, siempre ha gobernado en coalición con los nacionalistas, primero con Encarna Otero y luego con Néstor Rego como miembros del ejecutivo local. En el caso de Ourense, ayuntamiento del que se quedó fuera en el 2015 y en el que ahora ha logrado dos ediles, la idea del BNG es facilitar la gobernabilidad del cabeza de lista del PSOE.

A diferencia de los concellos, en las diputaciones la tesis nacionalista es diferente: formar parte de todos los gobiernos en los que pueda. En este caso, tras el resultado del 26-M, será en los de A Coruña y Lugo, a la espera de ver qué pasa en Pontevedra; aquí el PSOE roza la mayoría absoluta, y se plantea ir en solitario. La importancia de entrar en los ejecutivos provinciales está en el manejo de recursos económicos. Con todo, lo que suceda en las diputaciones queda a expensas de un pacto de las dos formaciones a nivel de toda Galicia. Los bipartitos provinciales, además, han permitido poner en marcha proyectos comunes entre socialistas y nacionalistas en materia medioambiental, movilidad y memoria histórica. Esto significa que, más allá de lo que supone ese manejo de fondos, en el BNG existe la convicción de que se ha podido avanzar en políticas de progreso.

El portavoz nacionalista de Ferrol tiende la mano a Mato para un tripartito

El portavoz municipal en funciones del BNG en Ferrol, Iván Rivas, se mostró ayer abierto a negociar la entrada de la formación nacionalista en un posible tripartito liderado por el PSOE de Ángel Mato junto a Ferrol en Común, el partido del alcalde en funciones, Jorge Suárez. Preguntado sobre si le gustaría entrar en el futuro gobierno de la ciudad, Rivas respondió: «Si, claro». Aunque lo supeditó a que el PSOE marque los objetivos para el desarrollo de la ciudad y que estos sean coincidentes con los que defienden. «Ao BNG gustaríalle formar parte dun goberno que teña unhas liñas estratéxicas que poida compartir», declaró.

Rivas defiende que hay que huir de «liñas vermellas» y «condicións irrenunciables» y le pide a Mato que afronte el proceso con «sinceridade». «Se hai cousas nas que se difire, é importante dicilo», dijo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

El BNG facilitará las alcaldías del PSOE, pero solo cogobernará donde tenga peso