Xosé S. Bugallo: «Estamos dispostos a gobernar sós ou con acordos e pactos»

Agarda recibir dos de Noriega o mesmo trato que o PSOE lles deu, aprobando tres orzamentos en Santiago

Bugallo, na praza do Obradoiro, a carón de varios grupos de peregrinos descansando
Bugallo, na praza do Obradoiro, a carón de varios grupos de peregrinos descansando

santiago / la voz

Cando Xosé Sánchez Bugallo se ergueu trala vitoria incontestable nas eleccións tiña centos de mensaxes de felicitación. Tantas que precisará varios días para darlles resposta a todas. «É unha tolemia», afirma con satisfacción.

-Agardaba unha vitoria tan contundente?

-Eu coñecía, a través das enquisas de Sondaxe, que estabamos nun escenario de nove ou dez concelleiros, mais os nosos datos non eran tan bos. Eu creo que no último momento tivemos mil e pico de votos a maiores, procedentes do centro da cidade e dun sector que estaba a dubidar entre votarnos a nós ou a Compostela Aberta (CA). Había unhas 1.800 persoas que votaron ao PSOE nas xerais pero que eran partidarias de darlle unha segunda oportunidade a CA, aínda que consideraban que a súa xestión foi un fracaso. Creo que a campaña sucia nas redes, xunto a algunhas outras cousas negativas que fixeron, foi o que acabou convencendo a ese sector para que apostasen por nós.

-Como se ve gobernando? En minoría ou cun pacto?

-Aínda non teño ningunha conclusión predeterminada. Pódome ver gobernando en minoría ou con acordos e pactos. O que vou facer é falar con Martiño [Noriega] para negociar a transición, mais tamén para coñecer cal vai ser a súa actuación. Eu espero un quid pro quo, unha certa reciprocidade, xa que o PSOE facilitou a aprobación dos orzamentos municipais durante tres anos. Así que agardo recibir de CA un trato parecido ao que lles demos nós e que como mínimo se garanta o ano santo do 2021. Tamén falarei co PP diso, do plan estratéxico e de infraestruturas. Tamén co Bloque, claro está. E en función desas conversas veremos que escenario se debuxa. Nós estamos dispostos a gobernar sós, mais non nos pechamos a pactos.

Eu perdín as eleccións do 2011 e Martiño Noriega perdeu as do 2019, non as gañei eu. Eu só estaba aí

-Vexo en PSOE e BNG ganas de reeditar o bipartito.

-O bipartito deixou bo sabor de boca, tanto no Bloque e no PSOE como na cidadanía. Aínda non falamos co BNG desta cuestión, mais farémolo. Creo que temos unhas relacións fluídas con eles e agardo que sexan fluídas tamén co PP, e que se normalicen con Compostela Aberta. A campaña electoral, que tivo elementos que nos xeraron un importante desgusto, queremos deixala xa atrás.

-Garantiulle a Feijoo lealdade institucional coa Xunta. Espera recibir o mesmo?

-Iso espero, e, se non o fai, el pagará o prezo. Se hai lealdade institucional e respecto mutuo todos saímos gañando. Saen gañando Santiago e Galicia e posiblemente tamén gañemos todos no eido político. Así foi na época de Manuel Fraga, e eu non teño ningún motivo para pensar que Feijoo sexa diferente. Eu fun o candidato do PSOE, pero a partir de agora vou ser o alcalde de todos os composteláns.

-De verdade pensa que poderá entenderse en cousas con Compostela Aberta?

-Iso espero. Eu entendo que eles están moi desgustados e que ás veces a tentación é buscar a quen botarlle a culpa, cando o que hai que facer é mirarse ao espello. Eu perdín as eleccións do 2011, non as gañou Conde Roa; e Martiño Noriega perdeu as do 2019, non as gañei eu. Eu estaba aí, mais se non pasara o que pasou eu non podería gañar. A xente diríame: «Pepe, que bo es, canto cariño che temos, toma un café», mais non me votarían. Votáronme non polo que fixen, senón polo que esperan que faga e que Noriega non fixo.

Perfil

Un político sin redes sociales que vuelve tras una travesía en el desierto de ocho años

Xosé Sánchez Bugallo (Teixeiro, Curtis, 1954) llegó a la política de la mano del exalcalde compostelano Xerardo Estévez. Primero, en 1983, como su jefe de gabinete. Y después, en 1987, como concejal. Tomó el testigo de su mentor en diciembre de 1998 y gobernó Santiago, siempre en coalición con el BNG, hasta junio del 2011, cuando el PP de Gerardo Conde Roa les arrebató la alcaldía por un puñado de votos.

En ese momento comenzó una travesía en el desierto para Bugallo y para esa facción mayoritaria del PSOE de Santiago que estuvo a su lado todos esos años. Su partido le apartó sin tener mucho en cuenta los servicios prestados y el teléfono dejó de sonar. Acabó en una especie de exilio como diputado del Parlamento de Galicia y finalmente se jubiló. Fueron momentos duros para un hombre que, al contrario que su predecesor, Martiño Noriega, no es que no sea activo en las redes sociales, es que ni tiene cuenta en Facebook ni en Twitter ni piensa abrirlas, porque prefiere proteger al máximo su vida privada y la de los suyos.

Cuando ya no esperaba volver a pintar nada en la política compostelana, fue viendo como día a día crecía el descontento con Compostela Aberta y cada vez eran más los que le paraban por la calle pidiéndole que volviera. Como buen hijo de ferroviario, no dejó pasar el tren en el que viajaba su oportunidad de resarcirse y dejar atrás ese desierto de ocho años. No la ha desaprovechado. Ha ganado y lo ha hecho sin paliativos, llevándose por delante muy probablemente la carrera política de Martiño Noriega. 

Dos escenarios: PSOE en solitario o con un acuerdo con el BNG

De todos los escenarios posibles que manejaba el PSOE compostelano, el que se dio el pasado domingo era el segundo mejor. Llegar a los diez ediles cuando partían de solo cuatro y dejar a la Compostela Aberta de Martiño Noriega muy lejos en votos y escaños, con solo cinco, es una victoria incontestable y que solo tiene un pero: que el BNG se quedó en los dos ediles y con ellos un nuevo gobierno bipartito no llegaría a la mayoría absoluta, que en Santiago son trece.

Pese a ello, un pacto con los nacionalistas es una posibilidad que sigue seduciendo a los de Xosé Sánchez Bugallo, que guarda buenos recuerdos de la colaboración del Bloque cuando se integraron en los grupos de gobierno que el presidió antes de que, en el 2011, perdiera las elecciones con el PP.

Ahora mismo, los socialistas solo se plantean dos escenarios posibles. Uno de ellos es gobernar en minoría con diez concejales, los mismos con los que contó Noriega los últimos cuatro años. De ser así, buscarían pactos puntuales con todas las fuerzas políticas, y reclamarían a Compostela Aberta al menos el mismo trato que el PSOE les dispensó. Es decir, colaboración para aprobar los presupuestos de los tres primeros años del mandato. Sin embargo, es toda una incógnita cuál será la posición de Compostela Aberta con el PSOE, sobre todo si su líder dimite.

En esa búsqueda de colaboración tampoco se daría de lado al PP. Es más, la primera declaración pública de Bugallo ha sido para garantizar al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, «unha leal colaboración institucional» que espera que sea recíproca para amarrar el éxito del año santo del 2021.

La segunda opción es un pacto de gobierno con los nacionalistas que reedite la fórmula del bipartito en Raxoi, la sede del Concello. A los nacionalistas les va a llegar la oferta porque un ejecutivo municipal de doce es más fuerte que uno de diez, pese a que ninguno tenga mayoría absoluta.

La decisión tendrá que tomarla el BNG. Su portavoz local, Goretti Sanmartín, ya ha anticipado que esa competencia le corresponderá solo al Consello y a la asamblea local, pero en la campaña electoral destacó en varias ocasiones el buen sabor de boca que dejó en ambas formaciones la colaboración pasada y la presente, ya que ambas han gobernado sin ninguna tirantez en la diputación provincial, de la que la propia Sanmartín es vicepresidenta.

Si a los nacionalistas les interesa gobernar con el PSOE en Santiago y no hacen peticiones imposibles -lo que no parece probable-, ocuparán la bancada del gobierno en la próxima corporación municipal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Xosé S. Bugallo: «Estamos dispostos a gobernar sós ou con acordos e pactos»