Bugallo regresa a la alcaldía por el batacazo electoral de Martiño Noriega

Podrá gobernar en solitario o con acuerdos puntuales, frente a una Compostela Aberta que baja de diez a cinco ediles


Santiago

Los votos socialistas que hace cuatro años contribuyeron al éxito de la candidatura de Martiño Noriega han vuelto al lugar del que se fueron, y en ese regreso está el monumental desplome electoral de Compostela Aberta, que pasa de diez a cinco concejales, la mitad de su representación, un camino que dibuja la senda contraria a la trazada por el PSdeG. Acaba aquí el proyecto de la marea de Santiago por el mandato de los electores santiagueses, que han depositado su confianza en Xosé Sánchez Bugallo, un perfil más moderado e institucional, y que devuelve a los socialistas el bastón de mando de la capital gallega, con diez concejales, después de que en el 2015 lograsen solo cuatro, el peor resultado de su historia.

Bugallo, que ya fue regidor de Santiago entre 1998 y el 2011, y que regresará de nuevo a la alcaldía ocho años después, era ayer un hombre feliz. «Temos que sacar a Compostela do lugar no que está depositada: ten que volver a ser o centro de Galicia, e un referente europeo e mundial», dijo un Bugallo exultante, que llamó a todos a empezar a trabajar para recuperar la política económica, social y cultural. «Podemos facelo e ímolo facer», dijo el que será nuevo alcalde de la ciudad.

 La estampa en el cuartel de Compostela Aberta era justo la contraria. Caras de decepción y de enorme tristeza al ver truncado el sueño de poder prolongar otro mandato el proyecto de la llamada unidad popular. De los 16.327 votos que obtuvieron en el 2015, en un momento en el que canalizaron la ilusión en un contexto de malestar social generado por la crisis, han pasado al entorno de los diez mil.

Noriega, que llamó personalmente a Bugallo para felicitarle por el resultado, compareció después del que será nuevo alcalde.

El futuro alcalde quiere poner de nuevo a Compostela en el centro de Galicia «O espazo de Compostela Aberta aspiraba a continuar a liderar esta nova etapa da cidade; vimos defendendo que é mellor que hai catro e oito anos, e os resultados non acompañan ese desexo», sostuvo visiblemente decepcionado Noriega, quien sí quiso despedirse: «Foi un absoluto orgullo estar estes catro anos como alcalde de Santiago».

;
Abrazos con cara y cruz en las sedes del PSOE y Compostela Aberta Anoche se repartieron muchos abrazos en los cuarteles generales de Sánchez Bugallo y Martiño Noriega pero no sabían igual. Intensos y eufóricos, en la sede del PSOE, más largos y consoladores en la de Compostela Aberta

A pesar de ser segunda fuerza, los resultados cosechados por el PP vuelven a poner en entredicho la apuesta de Feijoo por situar a Agustín Hernández como el candidato capaz de reconquistar el mando de Santiago tras la debacle de Conde Roa. En las últimas elecciones, las del 2015, pese a presentarse como alcalde en funciones, el PP bajó por vez primera de la barrera de los diez concejales. Y ayer obtuvo ocho, el peor resultado desde 1979, un pequeño retroceso que obedece también a la irrupción de Bugallo, que ha movilizado en la ciudad una parte del voto moderado que siempre había sido fiel a la derecha y que ha visto en el candidato socialista una alternativa real para desbancar a Noriega de la alcaldía. «Hai unha certa decepción por no acadar o resultado desexado, que era gañar», se lamentó el candidato popular.

El BNG, pese a mejorar en votos, no logra aumentar su representación El Bloque confirma su tendencia al alza, manifestada ya en las generales, y sube más de 1.500 votos, pero no logra mejorar su representación y se queda con dos ediles. Un mayor respaldo social que confirma que una parte del voto que se había fugado a las mareas ha vuelto a su granero. Pero la candidata Goretti Sanmartín advirtió ayer que, pese a que esta corriente de apoyo es positiva, «os resultados non cumpren os obxectivos con que nos presentamos», lo que les anima, dijo, a «seguir traballando e facer propostas» para lograr una mayor confianza ciudadana.

«Foi un orgullo estar estes 4 anos como alcalde»

Martiño Noriega lamentó no poder continuar con el trabajo para liderar una nueva etapa en Santiago, una ciudad, dijo, que es mejor que hace cuatro y ocho años. «Os resultados non acompañan ese desexo».

«Hai un cambio de persoa, pero non de cidade»

Visiblemente contrariado, Hernández lamentó que el objetivo era ganar parar abrir otra etapa. «O que acontece hoxe é que hai un cambio de persoa, pero non de cidade», dijo en referencia al relevo de Bugallo por Noriega.

«Os resultados non cumpren os obxectivos»

Goretti Sanmartín calificó de «positivo» el mayor apoyo ciudadano recabado por su candidatura, pero aseguró «que os resultados non cumpren os obxectivos», por lo que «haberá que seguir traballando», dijo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Bugallo regresa a la alcaldía por el batacazo electoral de Martiño Noriega