Las anécdotas de la jornada: de la apoderada en sujetador al coruñés que buscaba la papeleta para las autonómicas

En un municipio de Sevilla la presidenta de la mesa amamantó a su hijo en su puesto mientras que un apoderado de Cs fue expulsado de un colegio en Lorca por manipular papeletas de otro partido

La presidenta de una mesa electoral de Arahal (Sevilla) amamanta a su hijo durante la votación
La presidenta de una mesa electoral de Arahal (Sevilla) amamanta a su hijo durante la votación

Redacción / Agencias

La jornada electoral que decidirá el futuro de ayuntamientos, autonomías y de la Eurocámara se está desarrollando sin incidencias graves y con muchas anécdotas: electores empeñados en votar dos veces al mismo partido, una interventora que acabó quitándose la camiseta y se quedó en sujetador o un elector gallego que buscaba sin éxito la papeleta para las autonómicas, que no se celebran en Galicia. 

En el municipio lucense de Sober, un elector metió por error en la urna dos sobres con votos para el Partido Popular, mientras que un votante de Boiro depositó papeletas en dos mesas distintas. En uno de los colegios electoral de Ourense, en cambio, nadie se atrevía a votar. Fue en el colegio de las Franciscanas, el único que no inició las votaciones a las 9.00 horas porque no se presentaron dos de los tres titulares de la mesa. Los primeros votantes que acudieron al colegio, temerosos de que los escogieran para ocupar los puestos vacantes, se resistieron a votar hasta que, finalmente, la junta electoral decidió constituir la mesa con solo dos miembros.

El semidesnudo lo protagonizó una apoderada de ERC en Barcelona, que acudió al colegio Sant Miquel del Eixample de la capital catalana, donde iba a votar el candidato a la Alcaldía de Barcelona Manuel Valls, con una camiseta en la que se leía en inglés el lema «Free all catalan political prisoners» (Libertad para todos los presos políticos catalanes), por lo que fue reprendida por un apoderado de Vox por vulnerar la ley electoral. En respuesta, la mujer se quitó la camiseta en medio de la sala de votaciones para darle la vuelta y ponérsela del revés dejando a la vista su ropa interior, de manera que el lema quedaba disimulado.

Ataque de apendicitis

Fatal fue, por su parte, la suerte de un apoderado de Vox de Madrid, que falleció la pasada madrugada, mientras que el número dos del PP en Águilas (Murcia), José García Sánchez, se perdió la jornada por un ataque de apendicitis que lo obligó a ingresar en el hospital de Lorca, donde fue sido intervenido. El candidato se sintió indispuesto durante una comida el viernes y tuvo que ser hospitalizado de urgencia.

Otra de las anécdotas la ha protagonizado una vecina de Arahal (Sevilla), Isabel Avilés, que tuvo que amamantar a su hijo de 10 meses en la mesa electoral en la que estaba como presidenta al no aceptar la Junta Electoral su recurso para ser excluida de esa obligación. El recurso, según ha explicado la madre, no fue aceptado ya que la ley electoral solo contempla la exención si el niño tiene como mucho nueve meses.

La reciente maternidad de la candidata de Ciudadanos al Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, también ha quedado retratada este domingo, ya que la política, que ha participado embarazada en la campaña electoral hasta los últimos días, acudió a votar con su bebé.

Pillado manipulando papeletas

En un colegio electoral de Lorca (Murcia) un apoderado de Ciudadanos fue retenido  por la Policía tras ser sorprendido manipulando papeletas de otro partido político, lo que provocó su expulsión del centro minutos después.

Otros incidentes en los que también han tenido que intervenir agentes de Policía se registraron en tres colegios electorales de Melilla, donde se localizó a tres personas con una «cantidad significativa» de votos, una de ellas, una mujer que llevaba también un censo con nombres señalados, que ha sido trasladada a comisaría.

El reducido número de vecinos provocó un retraso de una hora en la apertura del colegio electoral de la población burgalesa de Villamediana que, con un censo de once habitantes, no disponía de suficientes personas para completar el número de titulares y suplentes. Para abrir la mesa tuvieron que desplazarse residentes de un municipio cercano después de haber votado en su localidad.

Esta cita electoral coincide con el cumpleaños del candidato de Ciudadanos a la Presidencia de Cantabria, Félix Álvarez, que, tras votar, se ha ido a comer con su mujer y su hija para celebrarlo.

Pequeños retrasos salpicaron la jornada por diferentes motivos, como la falta de papeletas y no haber colocado el material para las votaciones en cuatro colegios de la ciudad de Valencia o porque un integrante de una mesa en Salamanca llegó «en condiciones poco apropiadas para ejercer esa responsabilidad».

También un colegio de Parla (Madrid) va a cerrar 45 minutos más tarde al no poder haber iniciado las votaciones a tiempo por la ausencia de un vocal que fue sustituido por un votante que se ofreció de forma voluntaria.

Los 90 segundos de Villarroya

La atención se ha fijado también, una vez más en los ocho vecinos censados en el municipio riojano de Villarroya, que han tardado setenta segundos en votar, y se ha dado por cerrado el colegio electoral en noventa.

Este pequeño pueblo ubicado en la comarca de La Rioja Baja, a 63 kilómetros de Logroño, pugna en las últimas citas electorales por ser el primero en cerrar en España y, para ello, sus vecinos se organizan para acudir a la misma hora que la apertura del colegio electoral.

Hace un mes, en las elecciones generales, votaron en 40 segundos y cerraron el colegio en 90, pero entonces eran seis las personas que debían votar, porque no dio tiempo legal a validar los dos últimos empadronamientos hechos en el municipio, explicó este domingo a Efe la secretaria municipal, Clara Martínez.

Sin embargo, sí que han podido votar en esta ocasión y, de hecho, una de esas dos personas ha formado parte de la mesa electoral.

Otra de las curiosidades con las que Villarroya ha iniciado la jornada, en la que se presenta una candidatura del PP y otra del PSOE, es la de saber si su actual alcalde, el popular Salvador Pérez Abad, es o no reelegido: en caso afirmativo, cumplirá medio siglo como primer edil del pueblo, en el fue elegido por primera vez en 1973, con 27 años.

Una vecina de 105 años acude a votar en Sober

Reside en Gundivós y tuvo que desplazarse al colegio electoral de la localidad de Neiras

Sober presume de ser una tierra especialmente proclive a la longevidad de sus habitantes. El Ayuntamiento sigue atentamente los datos del padrón para que el alcalde de turno acuda puntual a felicitar a cada vecino que alcanza los cien años. María Dolores González Díaz recibió ese homenaje el 23 de mayo del 2014. Vecina del lugar de A Pena, en la parroquia de Gundivós, acaba de festejar su 105 aniversario y hoy acudió a votar al colegio electoral instalado en la vecina población de Neiras.

Conocida por sus vecinos como Lola da Pena, María Dolores González Díaz reside habitualmente en ese barrio de Gundivós, aunque en ocasiones pasa temporadas en casa de una hija que vive en Monforte. Según los cálculos municipales, Sober cuenta en la actualidad con otros nueve vecinos que celebraron su centésimo cumpleaños.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Las anécdotas de la jornada: de la apoderada en sujetador al coruñés que buscaba la papeleta para las autonómicas