Cerca de 250.000 gallegos en 29 concellos tienen un alcalde distinto al elegido hace 4 años

En una decena de municipios hubo mociones de censura

Celebraciones tras la moción de censura en Fene
Celebraciones tras la moción de censura en Fene

redacción / la voz

Cuatro años son mucho tiempo, especialmente en el escenario de la política municipal, a menudo más convulsa y cambiante. Desde mayo del 2015, cuando se celebraron las últimas elecciones municipales, cerca de 250.000 gallegos de 29 concellos vieron cómo recogía el bastón de mando un alcalde diferente al que salió elegido de las urnas. En total, por tanto, los cambios en el gobierno local solo habrían afectado al 9 % de los ciudadanos de Galicia.

Entre la fenomenología que provoca estos cambios destaca por encima de todo la moción de censura, que afectó a una decena de concellos y a unos 175.000 habitantes, principalmente en la provincia de A Coruña, donde los cambios en las alianzas en los plenos municipales desencadenó la sustitución del regidor en Fene, Mugardos, Coristanco, Santa Comba, Noia, Sobrado dos Monxes y Boimorto. En este último caso, Gonzalo Concheiro, el alcalde del PP que salió elegido tras la moción que arrebató al BNG la alcaldía, tuvo que dimitir nueve meses después al estar investigado por un presunto caso de fraude. Las otras tres mociones de censura del mandato que ahora termina tuvieron como escenario Pontecesures, Oia y Tui, en la provincia de Pontevedra. En Sobrado hubo dos mociones de censura. La primera desalojó al PSOE por una alianza del PP con los independientes, y la segunda devolvió la alcaldía a los socialistas.

Bastante menos conflictivos son los relevos pactados dentro del mismo grupo o alianza política, por renuncia o jubilación del regidor (Culleredo, O Rosal, Sanxenxo, Narón, A Rúa y Cartelle) o por fallecimiento (A Gudiña). En A Pobra de Trives el alcalde dimitió por diferencias con su propio grupo político independiente y es destacable la salida de Julio Sacristán (PSOE) en Culleredo, después de 30 años al frente de este municipio. En A Rúa y en Sanxenxo hubo cambio pactado de partido en el poder tras la renuncia del alcalde.

Las investigaciones judiciales, menos habituales que en el mandato 2011-2015, provocaron relevos en el ya mencionado Boimorto, Rairiz de Veiga, Xinzo de Limia, Vilariño de Conso y Camariñas. Mención aparte merece Cerdedo, cuyo gobierno cambió por la fusión con Cotobade.

En el resto de los casos donde hubo relevo en la alcaldía se debió al nombramiento del alcalde para otras funciones o por su presencia en las listas para otros comicios. Uno de los casos más representativos es Baiona, donde su exregidor Jesús Vázquez Almuiña fue nombrado conselleiro de Sanidade cuatro meses después de lograr el bastón de mando. Pero también Melide, de donde salió Ángeles Vázquez para formar también parte del Gobierno de Feijoo.

Lo que sucedió en el concello de Negreira no se incluye en ninguna de estas categorías. El socialista Jorge Tuñas fue sustituido en la alcaldía por un caso de supuesta apropiación de teléfonos móviles, y acabó regresando al cargo tras la sentencia absolutoria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cerca de 250.000 gallegos en 29 concellos tienen un alcalde distinto al elegido hace 4 años