Casado mima a Ana Pastor, la última bandera del marianismo

El presidente popular se junta a la pontevedresa para reforzar su estrategia de regreso al centro político


Madrid | La Voz

Pablo Casado continúa dispuesto a cumplir con su propósito de intentar devolver al PP al centro político y recuperar todo el terreno regalado en las pasadas elecciones al PSOE y a Ciudadanos. El presidente popular entonó el mea culpa tras el batacazo de las generales y aseguró haber captado «el mensaje» del electorado. A partir de ahora la estrategia será aglutinar a todo el votante a la derecha del PSOE, pero arrancando desde el centro, y no desde el extremo, como había hecho hasta ahora en su intento a la desesperada por recuperar las fugas a Vox. Para ello, ya ha suavizado un par de tonos su discurso en la campaña de las municipales, autonómicas y europeas de este domingo, midiendo algo más sus apariciones y los mensajes que intenta colocar. Otra de las cosas que está tratando de cuidar es la imagen. Y en los últimos dos días no se ha separado ni un instante de Ana Pastor, en un claro intento de reivindicar esa moderación y también el pasado más reciente del partido, del que hasta hace tan solo unas semanas parecía no estar muy orgulloso. La ya expresidenta del Congreso es la última representante del marianismo, al que Casado fulminó de las listas y de la dirección del partido. Según fuentes parlamentarias, Casado le ofreció a Pastor la portavocía del grupo parlamentario, pero esta declinó la invitación y prefirió asumir una de las vicepresidencias de la Mesa.

Casado reunió ayer en el Congreso a los parlamentarios y senadores con los que contará su partido a lo largo de esta Legislatura. A su izquierda situó a su secretario general, Teodoro García Egea, y a su derecha a la pontevedresa, quien también dedicó unas palabras a sus compañeros. A continuación se dirigieron a la escalinata para posar en una foto de familia, y otra vez Pastor ocupó un lugar de honor, justo al lado del presidente. Y aquí no existen las casualidades.

Este martes, durante la sesión de constitución de la Cámara Baja, Pastor también volvió a sentarse justo al lado del presidente y del secretario general del PP. Casado ha quemado muchas banderas del marianismo, pero la última que le queda pretende mimarla como oro en paño.

Ni Abascal ni Junqueras, la estrella de la sesión constitutiva fue Valle-Inclán

Fran Balado
El número dos del PSOE por Burgos, Agustín Javier Zamarrón, preside la Mesa de Edad del Congreso
El número dos del PSOE por Burgos, Agustín Javier Zamarrón, preside la Mesa de Edad del Congreso

El presidente de la Mesa de edad, Agustín Javier Zamarrón Moreno, acaparó todos los focos durante el primer día de la vuelta al cole

Ni Abascal, ni Junqueras, ni el televisivo Revilla. La primera gran estrella de la sesión constitutiva del Congreso fue el presidente de la Mesa de Edad, el socialista Agustín Javier Zamarrón Moreno, que a sus de 73 años fue elegido diputado por Burgos. Al ser el de más edad de los 350, le correspondió presidir la Mesa de edad, un pequeño trámite necesario para que se constituya la Mesa del Congreso que goberanará la Cámara Baja durante toda la Legislatura. Y lo cierto es que no pasó inadvertido.

Resulta inevitable que las largas barbas blancas y las gafas de este médico jubilado recuerden a Valle-Inclán. Durante la votación para confeccionar la Mesa, momento en el que todos los diputados desfilan por la tribuna para depositar su papeleta en la urna, se formó el habitual follón de cada inicio de Legislatura, ya que como en el primer día de cole, sus señorías aprovechan para saludarse tras el parón habitual. Y allí se desgañitó Zamarrón para intentar que «mejorase el flujo» del proceso. «Estamos teniendo un trombo de difícil solventación en el coso», comentó, sacando a relucir su formación sanitaria. «Señorías, liberalicen el coso», pidió tratando de poner fin al colapso. «Dejen expedito el pasillo izquierdo, porque tenemos que ir con la urna a ver al señor Echenique», comentó antes de acompañar a un ujier hasta la planta para que el diputado de Podemos, impedido por su minusvalía, pudiese votar.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Casado mima a Ana Pastor, la última bandera del marianismo