La legislatura arranca sin que se sepa con quién pactará Sánchez la investidura

Los presos del «procés» electos burlan la prohibición y hacen campaña en el Congreso

Oriol Junqueras junto a Gabriel Rufián, ayer en el Congreso, recogiendo su credencial como diputado. Los presos electos grabaron un vídeo desde la cámara, obviando la prohibición del Supremo
Oriol Junqueras junto a Gabriel Rufián, ayer en el Congreso, recogiendo su credencial como diputado. Los presos electos grabaron un vídeo desde la cámara, obviando la prohibición del Supremo

MAdrid / La Voz

La decimotercera legislatura de la democracia arranca hoy con la constitución de las Cortes en medio de la incertidumbre sobre los pactos y la fórmula de Gobierno con la que Pedro Sánchez, el único con posibilidades de ser investido como jefe del Ejecutivo, escogerá para alcanzar ese objetivo. A la complicada aritmética parlamentaria surgida de las urnas, que hace difícil formar una mayoría estable, se une en este caso el hecho insólito de que la legislatura eche a andar en medio de la campaña de las elecciones municipales, autonómicas y europeas.

Aunque persista la duda de si habrá o no un Gobierno de coalición, lo único que parece seguro es que PSOE y Unidas Podemos sumarán sus votos para alcanzar los 165 escaños. Nada se sabe sobre qué otros partidos podrían ampliar esa cifra hasta los 176 diputados que otorgan la mayoría absoluta. Incluso ese número está en duda, ya que la probable suspensión de los cuatro diputados secesionistas juzgados por rebelión podría dejar la mayoría en 174.

Aunque Sánchez y el PSOE insisten en que no quieren depender de los independentistas, tampoco lo han descartado. Las fórmulas para la posible investidura, pasarían o bien por una alianza del PSOE y UP con el PNV y una abstención de al menos cinco diputados de ERC, o por una fórmula más compleja que incluiría al PSOE, PNV, EH Bildu y el Partido Regionalista de Cantabria de Miguel Ángel Revilla, que dejaría fuera a los secesionistas catalanes. Para ser investido por mayoría simple la bastaría la abstención de los 15 diputados de ERC. En todo caso, nada se aclarará hasta después del 26M, dado que los resultados y posibles alianzas en comunidades y ayuntamientos condicionarán los pactos en el Congreso.

La Mesa decide si los suspende

Lo excepcional de la legislatura quedó de manifiesto ayer con la llegada al Congreso y el Senado de los cinco líderes del procés que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo para recoger su acta de diputados (Oriol Junqueras, Josep Rull, Jordi Turull, Jordi Sànchez) y de senador (Raül Romeva), custodiados en todo momento por la policía.

A pesar de que el Tribunal Supremo les había prohibido celebrar reuniones o hacer declaraciones, los cuatro diputados al Congreso burlaron la orden. El líder de ERC, Oriol Junqueras, grabó dos vídeos, que difundió luego en su cuenta de Twitter, en los que pedía el voto en las elecciones del domingo y reclamaba «internacionalizar nuestra causa de justicia y libertad, que también pasa por el Parlamento Europeo y la Comisión Europea». Y lo mismo hicieron los otros tres diputados juzgados por rebelión.

Tras regresar de nuevo a la cárcel de Soto del Real después de cumplir con el trámite de acreditarse, hacer su declaración de bienes y recoger su cartera, su iPad y su teléfono móvil, aunque en su caso quedaron retenidos en el Parlamento, hoy, regresarán al Congreso para sentarse en su escaño por primera y tal por última vez en la sesión constitutiva de la cámara, a la que acudirá el presidente catalán, Joaquim Torra, para prestarles su apoyo.

La primera decisión que deberá tomar la Mesa del Congreso, controlada por el PSOE y Unidas Podemos, es si los suspende de sus funciones, tal y como ordena el reglamento del Congreso por estar en prisión preventiva. A partir de ahí, si no renuncian al acta para permitir que la ocupe otro miembro de su partido, la mayoría del Congreso pasaría de los 176 a los 174 escaños.

Los secesionistas enjuiciados deben acatar hoy la Constitución para ser diputados

Una de las incógnitas de la sesión constitutiva de hoy es qué fórmula emplearán los cuatro parlamentarios independentistas presos para acatar la Constitución. Aunque todos ellos han asegurado en público que no se sienten obligados por una Carta Magna que consideran impuesta, acatarla hoy será un requisito indispensable sin el cual no podrán adquirir la condición plena de diputados o senadores. «¿Juráis o prometéis acatar la Constitución?», preguntará la nueva presidenta del Congreso, previsiblemente Meritxell Batet, a los 350 diputados, a los que llamará de uno en uno por orden alfabético.

El único requisito indispensable es que respondan afirmativamente, aunque a partir de ahí podrán añadir las coletillas que consideren, tal y como hicieron en la pasada legislatura no solo los independentistas, sino también los diputados de Podemos, en algunos casos acatando la Carta Magna pero expresando su deseo de modificarla y en otros añadiendo que acataban la Constitución «por imperativo legal». Una vez que los cuatro presos independentistas, que solo se librarán de la custodia policial mientras permanezcan dentro del hemiciclo, adquieran la condición plena de diputados, serán trasladados de regreso a la prisión de Soto del Real. Al igual que ayer, el Tribunal Supremo ha prohibido que realicen declaraciones a la prensa, mantengan reuniones o pidan el voto para las elecciones del 26M.

Ana Pastor asumirá una vicepresidencia de la Mesa del Congreso

F. Balado

La dirección del PP mantiene que Casado seguirá al frente del partido aunque el 26M sufra otro descalabro

«Valió la pena por ustedes, por España y por los españoles». Así se despidió ayer Ana Pastor de la presidencia del Congreso, cargo que dejará de ocupar formalmente hoy, cuando se constituya el nuevo Parlamento salido de las elecciones del pasado 28 de abril.

La cabeza de lista del PP por Pontevedra seguirá formando parte de la Mesa, el órgano encargado de ordenar los debates en la Cámara Baja, ya que Pablo Casado la ha propuesto para asumir la vicepresidencia segunda. Tras el batacazo en las generales, a los populares les corresponden tan solo dos de los nueve asientos que hay en la Mesa. La otra plaza será para Adolfo Suárez Illana, el hijo del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez, quien se hará cargo de una secretaría.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La legislatura arranca sin que se sepa con quién pactará Sánchez la investidura