El PSOE quiere dejar sin feudos al PP

Manuel Varela Fariña
manuel varela REDACCIÓN / LA VOZ

ELECCIONES 2020

Los candidatos socialistas a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, a la alcaldía madrileña, Pepu Hernández, al Parlamento Europeo, Iratxe García, acompañados por el presidente de los socialistas madrileños, José Manuel Franco
Los candidatos socialistas a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, a la alcaldía madrileña, Pepu Hernández, al Parlamento Europeo, Iratxe García, acompañados por el presidente de los socialistas madrileños, José Manuel Franco

Las elecciones en 12 autonomías pueden dar un vuelco al mapa el domingo 26

11 may 2019 . Actualizado a las 09:09 h.

Son la segunda oportunidad para Pablo Casado. Las elecciones autonómicas medirán el nivel de recuperación del líder popular tras la debacle electoral del 28 de abril, cuando el partido logró el peor resultado de su historia al perder más escaños de los que conserva. El PP controla hoy ocho de las doce comunidades llamadas a las urnas el próximo 26 de mayo, todas salvo las históricas (Galicia, País Vasco y Cataluña), Andalucía y la Comunidad Valenciana, que hizo coincidir sus comicios con las generales.

La encuesta del CIS publicada el jueves deja al Partido Popular fuera de los gobiernos autonómicos y resistiendo solo como primera fuerza en Navarra, donde repite la coalición preelectoral del 28A con Ciudadanos. El PP perdería bastiones como Madrid y Castilla y León en favor de un PSOE al alza, favorecido por el resultado de las generales. Interpretadas por los analistas como una segunda vuelta, las elecciones autonómicas marcarán un giro en la política española que amenaza el poder territorial del PP en todo el país.

Madrid: Un cuarto de siglo con gobiernos del PP

La Asamblea de Madrid lleva 24 años bajo el liderazgo del Partido Popular. PSOE y Podemos a punto estuvieron de arrebatarle la plaza en el 2015, tras quedarse a un solo diputado de la mayoría absoluta. Cristina Cifuentes gobernó en solitario, con el apoyo de Ciudadanos y tras perder más de medio millón de votos respecto al 2011.