Miquel Iceta, un tapón catalán al 155

Sánchez recluta para presidir el Senado a un candidato que genera recelos desde ERC hasta el PP

Iceta y Sánchez bailando durante un acto del PSC en Barcelona, en el 2015
Iceta y Sánchez bailando durante un acto del PSC en Barcelona, en el 2015

Redacción / la voz

Miquel Iceta será el primer catalán en presidir la Cámara Alta. El veterano dirigente seguirá al frente del PSC y ocupará por designación autonómica el escaño al que ya ha renunciado el expresidente de la Generalitat José Montilla. No lo tendrá fácil: ERC advierte que rechazará su nombramiento desde el Parlamento catalán, y el PP se muestra «preocupado» por la elección. El Parlament ha retrasado el pleno de este jueves, en el que estaba prevista la votación.

Pedro Sánchez devuelve la confianza que Iceta depositó en él en el momento más crítico de la historia contemporánea del PSOE, cuando la pugna por la secretaría general entre el actual mandatario en funciones y Susana Díaz a punto estuvo de romper un partido más que centenario. «Mi afinidad política con Miquel Iceta es enorme», reconoce el líder del PSOE en su Manual de resistencia, donde dedica el tercer capítulo a su regreso a Ferraz.

Con la frase «no es uno de los nuestros», José Bono resumió el rechazo de los barones socialistas a Sánchez durante las primarias que lo devolvieron, contra pronóstico, a la secretaría general del partido. El actual presidente en funciones basó su campaña en la militancia y en el apoyo que le brindó el PSC, con un acto multitudinario en Barcelona bajo el lema «no es no y es un sí al federalismo y al socialismo». La contundente victoria de Sánchez en mayo del 2017 fue recibida por Iceta como la del triunfo del candidato que generó «más ilusión», a pesar de definirse neutral durante todo el proceso.

Iceta pasó entonces a erigirse como uno de los barones más influyentes, tras empujar al PSOE hacia la defensa de la plurinacionalidad frente al mayor centralismo de Díaz. Con el líder del PSC en el Senado, Sánchez coloca un contrapeso a la línea de PP y Ciudadanos, que veían en la Cámara Alta la plataforma para aplicar el artículo 155 en Cataluña por segunda vez. Iceta entendió que la actuación contra el referendo del 1-O fue necesaria pero, como Sánchez, no observa motivos para un nuevo 155.

Vinculado desde 1978 al partido, Iceta fue concejal en Cornellà de Llobregat y se alzó como número dos del PSC junto a Montilla. Fue diputado en el Congreso entre 1996 y 1999, cuando cambió su acta al Parlament, donde ahora preside el grupo de PSC-Units. Tras ejercer de «fontanero» del partido a la sombra de Pasqual Maragall y José Montilla, asumió las riendas del PSC en julio de 2014. En 1999 se convirtió en uno de los primeros políticos españoles en declarar su homosexualidad.

Sus frases

  • «Pedro, ¡mantente firme! ¡Líbranos de Rajoy y del PP! ¡Líbranos, por Dios, líbranos de ellos!» (24-9-2016)
  • «Hay que concentrar en el PSOE el máximo de votos progresistas. ¡Yo no quiero volver al armario!» (25-4-2019)
  • «Si el 65 % quiere la independencia [en Cataluña], la democracia deberá encontrar un mecanismo para encauzar eso» (27-3-2019)
  • «Acabamos echando de menos a Rajoy. ¡Vuelve, Mariano, vuelve! ¡Quítanos al fracasado de delante» (4-5-2019)

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Miquel Iceta, un tapón catalán al 155