Puigdemont pretende que el Consejo Europeo vete a España de sus derechos como país miembro

El expresidente necesita el respaldo de un millón de firmas y Bruselas reconoce al país como «una democracia plena»


Redacción

 El expresidente catalán Carles Puigdemont ha anunciado este jueves que prepara una campaña de recogida de firmas en la Unión Europea para tratar de que la Comisión Europea se pronuncie sobre la situación en Cataluña y tome medidas contra España por supuesta vulneración del Estado de derecho, a pesar de que hasta ahora Bruselas siempre ha expresado su confianza en la democracia española, informa Europa Press.

El primer paso para poner en marcha esta campaña es pedir al Ejecutivo comunitario que registre una Iniciativa Europea Ciudadana para pedir la aplicación del artículo 7 del Tratado de la UE contra España, lo que obligará a Bruselas a responder en el plazo de dos meses si acepta o no el registro de la campaña.

Puigdemont ha asegurado en una rueda de prensa que esta medida «no es una estrategia de defensa» en el marco del proceso judicial abierto contra los líderes del desafío secesionista, sino un modo de «interpelar» al conjunto de la ciudadanía europea y una «oportunidad» para que España refuerce su Estado de derecho. Además ha asegurado que si Bruselas no admite el registro administrativo de la iniciativa acudirán al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE).

Según las reglas comunitarias, en esta primera fase, el Ejecutivo comunitario debe aceptar el registro de una iniciativa si constata que no está fuera del ámbito de sus competencias y si «no es manifiestamente abusiva, frívola o temeraria», ni contraviene los principios y valores de la UE, lo que no implica que acepte la cuestión de fondo que se plantea.

Si Bruselas acepta el registro, Puigdemont tendrá entonces doce meses para obtener el millón de firmas exigidas, alcanzando los mínimos establecidos en al menos siete Estados miembros.

«El grueso de la ciudadanía catalana, preocupada por la regresión que sufre en sus derechos, se dirige al resto de ciudadanos europeos para que nos ayuden con su firma a defender, de manera egoísta, también su democracia y sus derechos», ha argumentado el expresidente catalán.

Cumplido este proceso, los promotores de la Iniciativa Europea Ciudadana -la Asamblea Nacional Catalana y el Consejo de la República- tendrán que informar a la Comisión del resultado, con datos de los apoyos y de la financiación que hayan recibido.

La etapa final fija un plazo máximo de tres meses para que la Iniciativa, en caso de cumplir todos los requisitos de registro, sea expuesta en detalle ante el Ejecutivo comunitario y en una audiencia pública en el Parlamento Europeo. La Comisión no está obligada a proponer medidas concretas como conclusión, pero sí a dar una respuesta motivada tras su análisis.

Denuncias

En el acto de presentación, Puigdemont ha estado acompañado por los exconsejeros que huyeron con él a Bruselas Toni Comín, Lluis Puig y Clara Ponsatí, de la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie, y por el exeurodiputado francés Gérard Onesta.

Según han informado, la Iniciativa está firmada por siete ciudadanos de siete Estados miembros: Finlandia, Suecia, Francia, Eslovenia, España, Alemania y Bélgica. Además han señalado que será financiada únicamente con fondos privados donados por ciudadanos y entidades sin ánimo de lucro.

La petición denuncia supuestas vulneraciones de derechos fundamentales en Cataluña por parte del Gobierno español, incluida la violación de la «dignidad humana, la libertad, la democracia, el respeto igualitario de los derechos humanos y de las minorías».

Entre los ejemplos expuestos para sostener la acusación figura la decisión de la Junta Electoral Central de impedir que ni Puigdemont -como cabeza de lista de JxCAT- ni Comín y Ponsatí concurran en las elecciones al Parlamento Europeo del 26 de mayo.

También se quejan de una «utilización espuria» por parte de España de mecanismos de cooperación jurídica entre los países de la UE, en referencia a las órdenes europeas de detención y entrega (euroórdenes) dictadas contra el expresidente catalán y los exconsellers.

Bruselas: «España es una democracia plena»

La última vez que la Comisión Europea se pronunció sobre la crisis catalana fue hace apenas dos semanas, cuando su primer vicepresidente y responsable de Estado de derecho, Frans Timmermans, respondió en un debate al conseller de Acción Exterior de la Generalitat, Alfred Bosch, que España es una democracia «plena» y que si quiere enfrentarse a ella debe hacerlo «políticamente» y no violando las leyes.

«España es un Estado miembro donde se aplica el Estado de Derecho, donde los derechos democráticos se respetan plenamente y donde los derechos humanos se respetan plenamente», respondió Timmermans.

Preguntado por si tiene algún mensaje concreto para Timmermans, Puigdemont ha dicho que le invita a firmar la petición, mientras que el exeurodiputado francés Gérard Onesta le ha invitado a contactar con Oriol Junqueras, cabeza de lista como él de un partido europeo a las elecciones europeas de mayo.

La activación del artículo 7 -un largo proceso que hasta ahora solo se ha explorado para los casos de Hungría y Polonia- permite iniciar un proceso de examen para comprobar si existe un riesgo democrático grave en un Estado miembro. En última instancia, este mecanismo puede llevar a sanciones como suspender el derecho de voto del Estado miembro.

Papeletas

Las papeletas de JxCat para las elecciones europeas del 26M que se repartan fuera de Cataluña incluirán un dibujo del rostro del expresidente catalán Carles Puigdemont, aunque no su nombre, tras la prohibición de la Junta Electoral Central.

Puigdemont ha publicado un tuit en el que, junto a una fotografía de las papeletas, escribe: «Para el Estado español solo podemos ser candidatos como dibujo, no como seres humanos. Cosas de la democracia plena. (Gracias @JordiMagria1 por dejarnos utilizar tu dibujo para las papeletas en los colegios electorales de fuera del Principado) @JuntsXCat».

En la fotografía puede verse el nombre de la candidatura de JxCat, denominada «Lliures per Europa (Junts)», en cuya parte superior derecha aparece un dibujo de Puigdemont y en la parte inferior la lista, encabezada por Gonzalo Boye, Xavier Trias y Beatriz Talegón.

La JEC prohibió a Puigdemont y a los exconsejeros Toni Comín y Clara Punsatí, todos huidos al extranjeros, presentarse a las elecciones europeas, por lo que sus lugares en la lista los ocupan Boye, Trias y Talegón, a la espera de la resolución del recurso presentado por la candidatura, informa Efe.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Puigdemont pretende que el Consejo Europeo vete a España de sus derechos como país miembro